Xenopuslaevis.jpg  Xenopus laevis 330px Xenopuslaevis

La Xenopus laevis o rana africana de uñas es una especie acuática de anuro sudafricano del género Xenopus. La Xenopus laevis puede llegar a medir hasta 12 cm de longitud. Esta rana se caracteriza por tener la cabeza y cuerpo aplanados pero sin lengua. El nombre común de la Xenopus laevis (rana africana de uñas), proviene de las tres uñas de las patas traseras, cuya función es remover el fango para ocultarse de los depredadores.

Características

La Xenopus laevis tiene un cuerpo robusto y macizo provisto de dos potentes extremidades posteriores con membranas interdigitales entre sus dedos así como de unas pequeñas uñas al final de los mismos de donde deriva su nombre común. Por otro lado las extremidades anteriores son mucho más frágiles y no poseen las interdigitalizaciones tan evidentes de las posteriores así como el número de dedos también es inferior exactamente 4 para las anteriores mientras que 5 para las posteriores.

La cabeza de la Xenopus laevis es relativamente pequeña en relación a su cuerpo, aplanada y provista de dos grandes ojos situados en la cara dorsal así como también los dos clásicos orificios nasales situados delante de ellos.

Destaca en los costados la presencia de una línea lateral que tiene una función básicamente sensorial y que recorre el animal de la cabeza a la cloaca por cada lado.

Coloración: La forma salvaje de la Xenopus laevis presenta una coloración del dorso amarronada tirando incluso a pardo-verdusca (en algunos casos) salpicada por una serie de manchas oscuras mientras que el vientre es de color claro.

Hace unos años se pusieron de moda en el comercio las formas albinas las cuales presentan unos ojos rojizos así como un dorso amarillento mientras que el vientre continúa siendo blanquecino.

Tamaño: Las hembras de la Xenopus laevis suelen ser de tamaño superior a los machos llegando a alcanzar tallas nada despreciables de casi 15 cm en algunos casos mientras que los machos se suelen quedar en tamaños ligeramente inferiores 10-12cm como estándar.

Diferencias sexuales: Una diferencia básica ya la hemos comentado y ésta es la diferencia de tamaños pero como ya suele ser habitual hasta que estamos ante ejemplares adultos difícilmente lo podremos asegurar.

Cuando los machos Xenopus laevis están maduros sexualmente es posible observar en la cara interior de sus extremidades anteriores una línea de color negro así como en las hembras la presencia de unos labios cloacales más prominentes e incluso ligeramente enrojecidos.

Xenopuslaevis33.JPG  Xenopus laevis Xenopuslaevis33

Alimentación

Deberemos proveer a la Xenoupus laevis de todo el sinfín de invertebrados que esté a nuestro alcance para proveerles de una dieta variada tales como: larvas de mosquito, pulgas de agua, krill, lombrices así como incluso de insectos tirados en superficie tales como grillos, polillas, etc… ya aue es un una rana carnívora.

Como aporte extra a la dieta podemos ofrecerle pequeños trozos de pescado, mejillón, gambas si así lo deseamos e incluso nos podríamos permitir el lujo de forma MUY ocasional de darle algún trozo de carne magra si bien no debemos abusar de esta última porque a la larga provoca trastornos digestivos en los animales que pueden conducirlos a la muerte incluso.

Como todo depredador acuático de su corpulencia, los peces también forman parte de su dieta de modo que si convive con peces en su mismo tanque es factible que o bien resulten dañados por algún ataque errado o que acaben en su estómago no olvidemos el tamaño adulto del animal.

Comportamiento

Se trata de un animal que se estresa con facilidad comenzando a nadar como un loco de un lado a otro del acuario ante el encendido repentino de una luz, un golpe o incluso el acercamiento de una persona al acuario de ahí que resulte imprescindible ofrecer refugios al animal dentro del tanque para mitigar en lo posible este comportamiento.

De forma natural, el animal pasa buena parte del tiempo o bien flotando en superficie esperando al acecho de cualquier insecto que caiga al agua o bien sumergida entre la vegetación esperando paciente a que se ponga a tiro alguna presa la cual manipula con sus extremidades anteriores e introduce poco a poco en su boca si fuera demasiado grande la presa incluso las uñas de las extremidades posteriores contribuyen al desgarro de la misma.

Es un animal corto de vista de modo que se guía sobre todo por las vibraciones que producen en el agua las presas lo cual le sirve para localizarlas.

Se ha observado en libertad como los ejemplares ante una señal de peligro se entierran en el sustrato fangoso que suele ocupar los fondos de las aguas donde se encuentran.

Xenopuslaevis2.jpg  Xenopus laevis Xenopuslaevis2

Distribución

La Xenopus laevis habita en el centro y sur de africa.

Reproducción

La xenopus laevis fue famoso durante muchos años por la famosa “prueba de la rana” dado que las hormonas contenidas en la orina de una mujer embarazada provocaban por inyección una puesta de huevos en las hembras de Xenopus. De hecho en laboratorios de medio mundo se sigue provocando la puesta de huevos de estos animales mediante hormonas pero vamos a explicar la forma natural de reproducirlas.

En primer lugar, necesitamos unos animales adultos y bien alimentados los cuales pondremos a hibernar a unos 10ºC aproximadamente durante un par o tres de meses. Pasado este periodo, ya tendremos provisto un acuario con abundante vegetación donde poco a poco iremos aumentando la temperatura hasta alcanzar los 20ºC cosa que estimulará a los animales a aparearse.

El acuario de puesta para la xenopus laevis deberá estar provisto para una mayor facilidad de recogida de los huevos de una malla de modo que no puedan ser presa de la voracidad de los progenitores.

El apareamiento de la xenopus laevis tiene lugar generalmente durante el crepúsculo o las primeras horas del día momento en el cual los huevos son puestos y fecundados mediante el amplexo de los padres (cópula de anfibios).

Una vez puestos podemos retirar a los padres del tanque de cría y esperar a la eclosión de los huevos que suele ser pasadas 48 horas de la puesta momento en el cual salen unos renacuajos que deberemos alimentar a base de infuysil mezclado con comprimidos de algas por ejemplo durante los primeros días.

Los renacuajos de xenopus laevis presentan la característica de dos bigotes situados a lado y lado de la boca así como no presentan ninguna mandíbula cornea.

Una vez estén algo más desarrollados podemos comenzar a ofrecerles pequeños invertebrados hasta que llega el momento de la metamorfosis.

Durante todo el proceso es importante mantener el agua en buenas condiciones realizando cuantos cambios de agua sean precisos y garantizando una correcta aireación de la misma.

La madurez sexual como término medio se alcanza al año y medio del nacimiento en condiciones ambientales estándar.

En cautividad

Temperatura: Toleran un amplio rango de temperaturas siendo el varemo entre 20-24ºC el considerado estándar ,si bien toleran temperaturas más bajas (3ºC) e incluso más altas (incluso 40ºC).

Agua: No son muy quisquillosos en cuanto a la calidad de agua si bien es importante que esté limpia, oxigenada así como que no se alcancen valores extremos de modo que dureza media y un pH neutro son lo más recomendable.

Acuario: Los Pípidos son anuros totalmente acuáticos de modo que deberemos proveernos de un acuario más que de un terrario para su mantenimiento y el equipamiento será muy semejante al que utilizaríamos en un acuario con peces si bien pueden haber algunas pequeñas diferencias

El tamaño del tanque de la Xenopus laevis estará en función del número y tamaño de ejemplares que deseemos mantener si bien como siempre cuando más espacio tengan nuestros animales mucho mejor.

El equipo técnico necesario pues será un potente filtro exterior o interior dependiendo del tamaño del tanque que contendrá la típica filtración mecánica y absorbente ocasional para aclarar un poco el agua, una pantalla de iluminación provista de un fluorescente de espectro total sobre todo necesaria para el crecimiento de las plantas del acuario y calentador por si quisiéramos variar la temperatura ambiental en algún momento aunque en principio no sería necesario.

La decoración pues acorde con su hábitat estará formada por abundante vegetación acuática que cree una auténtica selva donde los animales puedan ocultarse siempre que lo deseen así como también podemos introducir algún tronco para dar un toque más natural.

Evitemos en todo momento las decoraciones que pudieran ser abrasivas y causar lesiones a los animales por tener cantos cortantes, etc… así como el sustrato no debería tener una granulometría muy pequeña para evitar ingestiones masivas del mismo que provocaran algún trastorno intestinal.

La tapa que normalmente traen los acuarios no suele ser adecuada para las Xenopus puesto que con el calor de los focos y la proximidad del agua con la tapa se suele crear un aire viciado y caliente que resulta letal para los anfibios sobre todo en épocas de calor de modo que mejor o bien dejamos una separación de 20 cm al menos entre tapa y agua o bien nos proveemos de una malla mosquitera que nos garantice una renovación de aire.

Bibliografía

http://atlas.drpez.org/Xenopus_laevis

Animales relacionados