ballena franca Ballena franca Ballena franca ballena francaLa ballena franca es uno de los mamíferos mejor adaptado a la vida acuática.

Su cuerpo robusto, ovalado, de gran tamaño, carece de aleta dorsal y de los surcos o pliegues ventrales (característica de la Fam. Balaenopteridae). La cabeza está muy desarrollada, midiendo casi 1/3 del largo total del cuerpo. La maxila forma un rostro largo y angosto que se arquea hacia arriba dándole la forma típica. La aleta caudal es fibrosa, sin esqueleto óseo y con poderosos músculos, en los adultos puede medir más de 5 mts.

La piel es lisa, elástica y de color gris oscuro, con manchas blancas en el vientre de formas y tamaños diferentes. Hay muy pocos ballenatos que nacen de color casi blanco, pero a medida que el animal madura pierde esa tonalidad hasta alcanzar su coloración característica, o un color gris claro.

Longitudes promedios de adultos: machos= 13,5 mts. hembras= 15,5 mts. Pesos promedios de adultos: 45 – 60 toneladas Recién nacidos: longitudes= 4 a 6 mts. peso aprox.= 10 toneladas

Estos animales al adaptarse a la vida marina han perdido su cobertura pilosa (que tenía su antepasado terrestre) aunque no totalmente, actualmente podemos encontrar pelos (de 12 ó 14 mm de longitud) en la punta del hocico y también en la mandíbula inferior. Su función se cree que es sensitiva.

La ballena franca austral tiene dos características exclusivas que las diferencia de las demás especies de las grandes ballenas:

  • La primera, es el modo de exhalación del aire en forma de “V” que puede alcanzar los 4 mts. de altura. Esta figura se forma porque posee dos orificios respiratorios externos, espiráculos, ubicados en la parte superior y posterior de la cabeza. Estos, divididos por un tabique cartilaginoso y cubiertos por dos membranas insertadas por fuertes músculos, que cierran herméticamente los orificios cuando el animal se sumerge evitando la entrada de agua a las vías respiratorias. Esta forma de soplido es importante porque permite identificar a la especie a mucha distancia sin la necesidad de ver a los animales.
  • La segunda característica que distingue a la ballena franca, es la presencia de callosidades, áreas de piel engrosada, elevada (aproximadamente 5 cm de grosor) y de consistencia córnea, ubicadas en distintas partes de la cabeza. La distribución, dimensión y forma de estos callos varían de una ballena a otra y no están sujetos a cambios con el correr del tiempo, por lo que son utilizados para identificar a los animales individualmente durante toda la vida (homologable a las huellas digitales de los seres humanos). Las callosidades, que se desarrollan en la etapa fetal, son de color gris oscuro, pero están cubiertas por densas poblaciones de pequeños crustáceos anfípodos llamados Ciámidos (piojos de las ballenas) y en algunas ocasiones se intercalan Cirripedios (dientes de perro), que hacen que las callosidades aparezcan de color blancas (color característico), amarillas, anaranjadas o rosa claro. La distribución general de las callosidades se produce a lo largo del margen superior del labio inferior, mandíbula, superficie dorsal del rostro y sobre los ojos. El callo de mayor importancia por su tamaño es el “bonete” ubicado en la punta del hocico.

A pesar de no poder diferenciar a simple vista un macho de una hembra, sin la necesidad de ver el vientre del animal, existe un marcado dimorfismo sexual:

  • Las hembras son más grandes que los machos.
  • En los machos las callosidades son más numerosas y de mayor tamaño que en las hembras.
  • La hendidura genital masculina es más del doble del largo que la hendidura genital femenina, esta ubicada más anteriormente, tiene forma de “Y” invertida, está separada del ano y termina cerca del ombligo.
  • En las hembras la hendidura genital se origina en el ano, está separada del ombligo y a cada lado de la misma se encuentran presentes los surcos mamarios

La longevidad de la ballena franca aún es una incógnita, pero se presume que puede ser entre 50 y 70 años.

Francaa.jpg Ballena franca Ballena franca Francaa

Distribución

Esta especie se distribuye exclusivamente en el Hemisferio Sur, entre los 20º y 64º latitud Sur. Actualmente hay registros para: Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda, Tristán Da Cunha, Islas Kerguelen, Crozet y otras Subantárticas.

Para nuestro país, los avistajes se dan principalmente entre los meses de mayo y diciembre en todo el litoral Argentino (Provincia de Buenos Aires, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego), incluyendo el borde de la plataforma continental, las Islas Malvinas, Orcadas y Georgias del Sur. Las áreas de mayor concentración son los golfos Nuevo y San José en Península Valdés (Chubut), donde una gran cantidad de animales entran entre los meses de julio y diciembre a reproducirse y cuidar a sus crías.

Alimentación

Contrariamente a lo que podría suponerse por su gran talla, la ballena se alimenta de organismos microscópicos o de muy pequeño tamaño. Básicamente, se trata de un típico animal filtrador, para lo cual se vale de sus bien desarrolladas barbas, formaciones laminares suspendidas de la quijada superior, una detrás de otra, a ambos lados del paladar. Los huesos del maxilar superior forman una curva, de la cual cuelgan entre 230 y 280 (promedio 260) barbas corneas; estas barbas reciben el nombre de ballenas (de allí el nombre de los cetáceos) y miden hasta 2,40 m de largo, hallándose cubiertas por un pelo corto y duro.Ubicadas en ángulo recto al eje longitudinal de la cabeza, las barbas tienen los borde externos lisos, mientras que los internos están deflecados para permitir un eficiente filtrado. En la ballena franca puede observarse por lado alrededor de 250 barbas que llegan a medir hasta dos metros de largo.

El mecanismo de alimentación consiste en nadar lentamente a una velocidad de 2 o 3 nudos (3,7 a 5,5 Km/h), con la boca abierta, por la superficie o por debajo de ella, de tal manera que grandes volúmenes de agua pasan a través de la inmensa boca junto con los pequeños organismos con los que se alimenta. Luego de un período de filtrado, el agua se elimina por la acción de pistón de la enorme lengua, quedando el alimento retenido por las barbas. El alimento así acumulado tiene el aspecto de una pasta o papilla que luego es deglutida. Periódicamente la ballena suele limpiar y reordenar sus barbas mediante fuertes aberturas y cierres de su boca.

Se han realizado interesantes cálculos teóricos sobre la alimentación de esta ballena. Puede decirse que un ejemplar adulto de gran talla, con su boca abierta, tiene un área de filtrado de 13,5 metros cuadrados. Alimentándose sobre una concentración de plancton de 4 g/m3, a una velocidad de 3 nudos (5,5 Km/h), podría llegar a capturar aproximadamente 300 Kg de alimento por hora. De todas formas debe tenerse presente que en la realidad probablemente son mucho menores ya que, por un lado, el área de filtrado suele ser más reducida en la mayor parte de los ejemplares y, por otro lado, las concentraciones de plancton no siempre son elevadas. Además hay que tener en cuenta que el tiempo que permanece con la boca abierta no es tan prolongado.

Reproducción y cría

Las hembras alcanzan la madurez sexual a los 5 ó 6 años. El período de gestación dura aproximadamente 12 meses y las crías nacen a partir de junio hasta mediados de octubre, siendo septiembre el mes de mayor cantidad de nacimientos. Nunca se vio una parición de ballena franca en Península Valdés, pero sí se ha visto animales solitarios muy gordos que al poco tiempo están acompañados de una cría pequeña, lo que sugiere que las pariciones se producen en aguas muy próximas a los golfos de la península o dentro de la misma. Tienen una sola cría cada 3 años que permanece junto a su madre cerca de 12 meses, hasta su destete. Los machos no participan en la crianza de los ballenatos.

Durante los primeros meses de vida los ballenatos crecen un promedio de 3,5 cm por día y la madre lo alimenta con frecuencia por períodos de más de quince minutos. Esta en la superficie, arquea el pedúnculo caudal hacia arriba mientras el ballenato sumergido y en posición oblicua al cuerpo de la madre apoya su hocico en las hendiduras mamarias para recibir la leche (muy rica en materia grasa, 40 %) que es expulsada por fuertes músculos que rodean a ambas glándulas. Madre y cría permanecen en esta posición hasta que el cachorro emerge a respirar, luego se vuelve a sumergir repitiendo el procedimiento tantas veces como sea necesario. Cuando la madre es la que decide interrumpir el amamantamiento, ésta gira poniendo su vientre hacia arriba, comienza a nadar o simplemente se sumerge impidiendo que el cachorro acceda a sus pezones.

Durante las primeras semanas de vida, el cachorro no se despega de su madre, quien lo protege celosamente interponiéndose entre él y cualquier peligro potencial (predadores, botes, buzos, otra ballena, etc.). A medida que su hijo crece, comienza a desplegar una mayor actividad (golpes con las aletas, con la cola, saltos, etc.) y comienza a alejarse con más frecuencia y a mayor distancia de su madre.

Los animales destetados y hasta que alcanzan la madurez sexual son llamados subadultos. Son de menor tamaño que los adultos y es común ver a dos o más ejemplares desplazándose juntos, intercambiando caricias o persiguiéndose.

Migraciones

La Ballena Franca, como todas las grandes ballenas, realiza migraciones a lo largo del año en relación con su alimentación (migración trófica) y en relación con su reproducción (migración sexual o reproductora). Las rutas seguidas no son conocidas por los científicos. En el caso de las ballenas francas australes, se sabe por lo menos uno de los destinos de la migración: la zona de reproducción y cría en las aguas de península Valdés. La llegada se va incrementando paulatinamente con el correr de los meses hasta llegar a un pico de concentración en los meses de septiembre y octubre. A partir de allí los ejemplares empiezan a abandonar la zona, permaneciendo por más tiempo las hembras con cachorros. Los últimos se irán en el mes de diciembre. Ocasionalmente se ha registrado la presencia de ejemplares solitarios durante los meses de verano o a principios del otoño. Son generalmente animales jóvenes y se ignora el motivo por el cual no han migrado con el resto hacia las zonas de alimentación.

Al abandonar la Península Valdés, se inicia la migración trófica de esta especie, siguiendo una ruta desconocida hacia áreas que tampoco se ubican con certeza. Se piensa que el desplazamiento no se producirá a lo largo de nuestra plataforma continental, ya que durante exploraciones de diversos investigadores por las costas patagónicas e Islas Malvinas nunca se registró el paso de los contingentes migradores. La concentración de ejemplares en los meses de verano seguramente se realiza en aguas de alta productividad, como las que rodean las islas subantárticas o algún otro lugar de aguas oceánicas. Existe al menos un indicio sobre estas áreas, ya que en las proximidades de las Islas Georgias del Sur se halló durante un verano un ejemplar previamente identificado en la Península Valdés.

A fines del verano todos los ejemplares han acumulado reservas suficientes como para emprender la migración hacia las zonas de reproducción y cumplir otra etapa esencial de su ciclo vital.

Velocidades de crucero

A raíz de la forma poco hidrodinámica de su cuerpo y de la tendencia a flotar, el desplazamiento en superficie suele ser lento en esta especie, particularmente en las hembras con crías pequeñas. La velocidad máxima es de 8 nudos ( 14,8 Km./h), aunque pueden registrarse velocidades algo mayores que sólo se mantienen por cortas distancias. Algunos ejemplares permanecen inmóviles en superficie en actitud de reposo. Si se acercan a ellos embarcaciones o buceadores, parecen despertar de repente. Reaccionan con movimientos bruscos y se alejan rápidamente. En ciertas ocasiones, cuando se encuentran en superficie, suelen asomar la cabeza fuera del agua hasta el nivel de los ojos para tener una visión del ambiente que las rodea. Ante la proximidad de embarcaciones, pueden girar el cuerpo y asomar uno de sus ojos.

Comportamientos

Son animales tranquilos, curiosos y que nadan lentamente (máximo 9 a 11 km/h). Frecuentemente presentan comportamientos típicos como saltos y golpes en el agua con las aletas y la cola, que se cree que tendrían una función de comunicación o de juego.

Uno de los comportamientos más llamativos es el de apareamiento, en el cual intervienen una hembra y varios machos (hasta siete). La hembra se rehusa a ser copulada, colocándose con el vientre hacia arriba; 2 o más machos tratan de darla vuelta con sus cuerpos, para que un macho del grupo pueda lograr la cópula. Este cortejo puede durar desde pocos minutos hasta varias horas.

Gracias al apoyo de la Fundación vida Silvestre Argentina, durante 1995, 1996 y 1997 se llevaron a cabo dos proyectos de investigación cuyos resultados pueden ser utilizados como una herramienta para conservar a la ballena franca austral que llega a las costas patagónicas.

Los sonidos de la Ballena Austral

Los distintos sonidos producidos por la Ballena Franca Austral se relacionan con la composición, el tamaño, el sexo y el tipo de actividad que realizan. Algunos autores suponen que el sonido, emitido por ellas, tiene como objetivo lograr establecer comunicaciones entre individuos separados por distancias grandes. Suponen que no sólo se comunican activamente sino que también son capaces de emplear distintos sonidos para comunicar mensajes de diversa naturaleza, aún no conocidos en detalle. Se sabe que los ejemplares solitarios que se encuentran en reposo emiten pocos sonidos, mientras que los individuos que necesitan comunicarse emiten ciertos llamados que son respondidos; ésta situación es frecuente entre madre y cachorro cuando se separan circunstancialmente y pierden contacto visual.

Dentro del complejo campo de la emisión de sonidos, tienen también importancia aquellos que son consecuencia de la interacción con el agua, como golpes de aletas pectorales, de cola y de otros producidos por saltos. Estos sonidos tienen un significado social y una estructura tal que pueden ser detectados e interpretados por otros animales a grandes distancias.

Finalmente, digamos que la Ballena Franca no es capaz de estructurar la unión de sonidos en forma de canciones, como la ballena jorobada. El concepto de “canción” implica una estructura de sonidos que posea inicio, desarrollo y final; esta secuencia se repite indefinidamente por cada ejemplar a lo largo de cada temporada.

En el caso de la ballena jorobada, los ejemplares componen canciones diferentes en cada temporada reproductiva. Por el contrario, en las áreas de alimentación, la ballena jorobada no canta.

Censos

La población de Ballenas Francas al inicio de la matanza, según datos de la CBI, alcanzaba los 100.000 ejemplares.

En la actualidad, el número de ballenas francas que habitan los océanos Indico, Pacífico Sur y Atlántico Sur no debe superar los 3.000 ó 4.000 ejemplares, números que resultan de los avistajes realizados desde buques en altamar y también desde las costas de Sudamérica, Sudáfrica y Australia. De este total el 20% (unos 600 individuos) se han registrado en aguas territoriales argentinas, siendo éste el grupo más numeroso que existe en el mundo. Si bien este número es pequeño, el mismo, experimenta un paulatino crecimiento gracias a las leyes de protección sancionadas en los últimos años.

La pesca comercial en gran escala afecta a las complejas cadenas tróficas del mar. Es probable que, debido a sus hábitos alimenticios la ballena franca no resulte perjudicada por la pesca de especies mayores; sin embargo la industrialización en años recientes de especies planctónicas genera inquietud en cuanto a una posible escasez de las fuentes de alimentación de estos cetáceos.

Peligros para la Ballena Austral

Las causas de su matanza La ballena franca fue muy apreciada por los cazadores, tanto que se la llegó a nombrar con el término de right whale, es decir, “ballena acertada” o “correcta”. Las razones de esta denominación fueron varias:

  • por sus hábitos costeros que permitían su fácil localización
  • por su costumbre de agruparse en las mismas áreas de crías
  • por su gran lentitud de desplazamiento
  • por su tendencia a flotar luego de muertas a diferencia del resto de las ballenas a las que hay que inyectar aire para evitar que se hundan.
  • por su rendimiento de aceite, pues cada individuo podía rendir, por ejemplo, unos 40 barriles de aceite, equivalentes a 7.200 litros.
  • por sus largas barbas que se utilizaban para armar prendas femeninas y como resortes de relojes

Ataques de gaviotas

En los últimos años se ha visto un incremento de ataques de gaviotas sobre los lomos de las ballenas. Para poder determinar los problemas causados por éstas, se realizaron un total de 99 observaciones entre los meses de julio y noviembre (18 en el Golfo Nuevo y 81 en el Golfo San José), obteniéndose los siguientes datos:

a) En 84 horas de observación se registraron un total de 774 ballenas, -422 madres-crías (54,52%) y 352 ejemplares solitarios (45,48%)-. b) 61 animales fueron atacados por las gaviotas (el 7,88%). c) De los animales atacados, 36 fueron a grupos madres-crías (el 59%). d) De los grupos madre-cría, los ataques se produjeron en un 62,75% sobre las madres y en un 37,25% sobre las crías. e) De 99 individuos seleccionados al azar -77 madres con cría y 22 adultos solitarios, 30 (el 29,29%) fueron atacados por las gaviotas, de los cuales 27 eran madres con crías (90%). f) Los ataques se produjeron principalmente durante la marea alta o media marea. g) No se registraron ataques masivos. Si más de una gaviota sobrevolaba a una ballena, los ataques los realizaban de a una, alternándose con las demás.

También se observaron los cambios inmediatos producidos en el comportamiento de las ballenas cuando se producían los ataques de las gaviotas:

1) Arqueo del cuerpo con inmersión en el lugar, 2) golpes fuertes con las aletas y la cola, 3) Inmersión prolongada, 4) movimientos de lado con la cabeza y la cola, 5) natación rápida, acompañada de soplidos y ruidos, 6) y saltos, que permitían el alejamiento de la ballena.

Los datos sobre los ataques de las gaviotas a las ballenas no son concluyentes sobre que problemas causan estos a largo plazo, pero si demuestran que existen efectos inmediatos en el comportamiento de éstas. De todos modos, hay que estar consiente que las poblaciones de gaviotas en las costas de Chubut están creciendo a un ritmo vertiginoso, lo cual podría causar problemas serios en un tiempo no muy lejano.

Bibliografía

http://www.barrameda.com.ar/colabora/ballenaf.htm

http://www.oni.escuelas.edu.ar/olimpi98/ballena-franca-austral/

 

 

Foro de cetáceos – Preguntas y respuestas

This forum contains 6 topics and 18 replies, and was last updated by  pooh y odin 6 years ago.

Viewing 6 topics - 1 through 6 (of 6 total)
Viewing 6 topics - 1 through 6 (of 6 total)

You must be logged in to create new topics.

Animales parecidos