cachalote  Cachalote cachaloteCachalote, nombre común de un cetáceo, el de mayor tamaño del grupo de los Odontocetos (cetáceos con dientes). Vive en todos los océanos, excepto en la zona ártica, y habita sobre todo en los mares tropicales y templados. El cachalote es común en las aguas de la península Ibérica y también en las islas Canarias. Las hembras y las crías tienden a estar en latitudes por debajo de los 40º, mientras que los machos se desplazan hasta las aguas polares. Los cachalotes son migratorios; se dirigen hacia el ecuador durante la época reproductora y van a latitudes más elevadas para alimentarse.

Hábitat

El cachalote en general es amante de las aguas que bordean la escarpa continental, normalmente ricas en calamares mesopelágicos que constituyen su presa preferida. En el Mediterráneo el cachalote se observa a una profundidad media cercana a los 1400 m y a una distancia a la costa de 23 km de media. En condiciones normales sólo se acerca a tierra firme en aquellos puntos donde el fondo desciende bruscamente, como sucede en la proximidad de islas océanicas de origen volcánico (Hawaii, Galápagos, Azores,…), o en estrechos que separan dos cuencas profundas (Gibraltar, Messina,…). La tolerancia térmica de los machos adultos es notable, pudiéndoseles encontrar tanto en aguas polares como tropicales; no ocurre lo mismo con las hembras y los ejemplares jóvenes, que se mantienen en aguas templadas o tropicales (allí donde la temperatura se sitúa alrededor de los 15 ºC). Por lo general está presente en los mares y aguas de todo el planeta, incluso en los polos, aunque parece que únicamente los machos más grandes se aventuran a adentrarse en latitudes polares durante el verano; en invierno se distribuyen por aguas templadas y tropicales.

Distribución mundial

El cachalote es uno de los cetáceos con distribución más amplia por todos los mares de todo el mundo, sólo superado en este punto por la orca. Tratándose de aguas profundas, se le puede encontrar en todos sitios: del ecuador a los márgenes polares. A pesar de que el cachalote aparece subdividido en poblaciones distintas, separadas en las principales masas continentales y del ecuador, los movimientos latitudinales y longitudinales son importantes como para mantener genéticamente uniforme la especie. En el interior de la amplia zona de distribución del cachalote, existen zonas más restringidas, donde la especie es particularmente abundante. En estas zonas, llamadas sperm whales grounds por los balleneros americanos del siglo XIX, la presencia de cachalotes está relacionada con la abundancia de alimentos.

Características físicas

Los cachalotes son fáciles de reconocer. Tienen una cabeza rectangular enorme; su longitud puede ser hasta un tercio del total del cuerpo, y en ella se aloja el llamado órgano del espermaceti, que consiste en una especie de masa de fibras tendinosas rellenas de cera espermaceti. Este órgano le sirve de regulador de flotación; al variar los flujos de irrigación sanguínea el cachalote varía la temperatura del espermaceti, y así también su densidad; además, también desempeña un papel importante en su sistema de ecolocación. El espermaceti es una sustancia grasa, que cuando se extrae de la cabeza del animal se transforma en una cera blanca. Los cachalotes, a diferencia de las ballenas, tienen dientes. Estos son grandes y cónicos, situados sólo en la mandíbula inferior, que es muy estrecha y más corta que la cabeza. El cuerpo está comprimido por los lados y pesa entre 20 y 50 toneladas; sólo hay un espiráculo (orificio nasal) en la parte frontal izquierda de la cabeza, y la aleta dorsal, que es amplia y baja, y parece una joroba, está situada en el tercio posterior del cuerpo del animal. La piel del cachalote no es lisa, sino que tiene crestas irregulares que le dan un aspecto arrugado. La coloración del cuerpo tiende a ser gris oscura o negra, los labios son blancos y hay algunas manchas de este color sobre el vientre. El dimorfismo sexual es muy acusado: los machos alcanzan una longitud de 18 metros, y sólo 12 las hembras.

Alimentación y comportamiento

Los cachalotes se alimentan de peces y sobre todo de calamares. Nadan despacio y pueden sumergirse a una profundidad de 1 km cuando van en busca de alimento; como norma general, permanecen bajo el agua entre 45 y 60 minutos, después suben a la superficie a respirar; respiran de forma continuada durante unos 12 o 15 minutos antes de sumergirse otra vez. Se ha sugerido que los sonidos más agudos emitidos por los cachalotes son de tal intensidad que aturden a sus presas y les facilitan su captura.

Los cachalotes son animales gregarios; los grupos están formados por hembras, jóvenes y crías (grupos matriarcales); los machos constituyen grupos aparte, excepto en la época reproductora cuando se unen a las hembras. Los grupos matriarcales pueden constar de hasta 50 individuos, pero suelen ser de unos 12. Es muy probable que los machos más grandes compitan entre sí para acceder a un grupo de hembras y también es posible que las hembras elijan a determinados machos para copular. La hembra pare una sola cría; el periodo de gestación parece ser el más largo de todos los cetáceos y oscila entre 15 y 16 meses. Las crías permanecen junto a la madre durante varios años hasta que están desarrolladas para valerse por sí mismas. Los sonidos que emiten para comunicarse (cada individuo presenta una secuencia de clics diferente y por lo tanto puede haber un reconocimiento individual), pueden oírse desde 10 km de distancia y varios grupos dentro de un área pueden formar una unidad social que se mantiene en contacto a través de sus vocalizaciones.

Migraciones

El cachalote, al igual que los grandes misticetos, muestra una tendencia general estacional a realizar migraciones latitudinales: en verano hacia los polos, en invierno hacia aguas tropicales. Durante las migraciones estivales los dos sexos se separan, las hembras adultas con sus crías no van más allá de los 40º-50º de latitud, mientras que los machos adultos van hasta las aguas de los márgenes polares. El cachalote es además capaz de realizar notables desplazamientos longitudinales que asegurarían el mantenimiento de la uniformidad genética entre las diferentes poblaciones del globo.

Población y caza

El número total de los cachalotes a través del mundo es desconocido. Las estimaciones obtenidas examinando áreas pequeñas y extrapolando el resultado a los océanos de todo el mundo, se extienden desde 200.000 a 2.000.000 de individuos. Aunque el cachalote fue buscado durante varios siglos por su carne, aceite y espermaceti, las perspectivas de conservación para los cachalotes son más promisorias que para muchos otros cetáceos. Aunque una industria ballenera costera todavía persiste en Indonesia, en reducida escala, prácticamente por todo el mundo los protegen. Los pescadores no pescan criaturas de alta mar que sirven de alimento a los cachalotes; además, las aguas profundas del mar son posiblemente más resistentes a la contaminación que las capas superficiales y las zonas costeras. Sin embargo, la recuperación, luego de tantos años de pesca sin control de ballenas, es un proceso lento, particularmente en el Pacífico Sur, donde la intensidad de capturas en machos en edad de crianza ha sido muy alta. Los cachalotes prefieren las aguas profundas ya que en algunos especimenes que han terminado en la playa varados se les han visto heridas que solo pudieron ser hechas por otro depredador de longitudes similares como lo es el Calamar Gigante o el Calamar Colosal.

Depredadores y amenazas

A pesar de que los cachalotes parecen inmunes a la predación, es probable que los jóvenes, sobre todo en los mares subárticos, sean esporádicamente asediados por las orcas. Hace pocos años se observó un ataque a un grupo de hembras en torno a las Galápagos. También se ha descrito interacciones de este tipo frente a calderones tropicales. Asimismo, no es improbable que en aguas tropicales, grandes tiburones pelágicos (por ejemplo Carcharhinus longinamus) puedan molestar a los cachalotes y crearles dificultades. Trozos de cachalote han sido encontrados en el estómago de algunas tintoreras (Prionace glauca). Si exceptuamos la caza intencionada por parte del hombre, una de las principales causas de mortandad, al menos en el Mediterráneo parecen ser las redes pelágicas de deriva. Esta especie raramente es víctima de varamientos masivos. Se conocen unos 50 casos, ya sea de grupos de hembras o de machos, en todos los mares del mundo. El varamiento colectivo de siete jóvenes ejemplares en el litoral de Marsala en 1893 es uno de los poquísimos casos documentados de varamiento masivo de cetáceos en todo el Mediterráneo.

Otras especies

También reciben el nombre común de cachalote otras 2 especies de menor tamaño: el cachalote pigmeo y el cachalote enano. Poseen la cabeza cuadrada, con un sólo espiráculo en la parte dorsal, ligeramente desplazado hacia la izquierda. Presentan una marca blanca detrás de cada ojo y una aleta dorsal pequeña, situada en el tercio posterior del cuerpo.

El cachalote pigmeo no sobrepasa los 3,5 m de longitud. Su aspecto exterior recuerda a una marsopa y, al igual que su congénere más grande, sólo tiene dientes en la mandíbula inferior. Su alimento principal son los cefalópodos pero también come crustáceos. El cachalote pigmeo se encuentra en todos los océanos y se ha visto de forma esporádica en las costas atlánticas de Francia, Holanda e Inglaterra. Es escaso en las costas cantábricas y atlánticas de la península Ibérica, y nunca se le ha visto en el Mediterráneo. Es frecuente en Canarias.

El cachalote enano es algo más pequeño, entre 2 y 2,7 m de longitud. Se alimenta de crustáceos, calamares y pequeños peces. Se encuentra en aguas cálidas o templadas de todo el mundo y suele vivir lejos de la costa. La aleta dorsal es mayor que la del cachalote pigmeo.

Estado de conservación de la especie

A pesar de la intensa caza comercial a la que se sometió esta especie, que durante el siglo XX vio reducida su población en cerca de un tercio, el cachalote es, de todos los grandes cetáceos, el más abundante. Según estimas recientes, su número puede oscilar en torno a 1.900.000 cachalotes en los mares del mundo, repartidos de la siguiente manera: 930.000 en el Pacífico Septentrional, 190.000 en el Atlántico Norte, y 780.000 en el Hemisferio Sur. Actualmente el cachalote no es una especie que sea capturada, al menos de forma regular. Debido a las considerables lacras que para las distintas poblaciones de cachalote tuvo la persecución con intereses comerciales, hoy día la conservación de esta especie está contemplada en distintos acuerdos y tratados internacionales, entre los que destaca el recientemente ratificado ACCOBAMS (Acuerdo sobre la Conservación de los Cetáceos del Mar Negro, el Mar Mediterráneo y la Zona Atlántica Contigua). También se halla incluida en la lista de especies en peligro o amenazadas, del protocolo sobre las zonas especialmente protegidas y la diversidad biológica en el Mediterráneo. Mamíferos de España 15 Tanto la UICN, a nivel mundial, como el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, a nivel estatal, consideran a esta especie como amenazadas de extinción, y le asignan la categoría de «Vulnerable»

Reproducción

Los odontocetos (y en particular el cachalote), muestran esquemas reproductores poco rígidos. La estación reproductora de esta especie es prolongada: desde mitad del invierno a mitad del verano, y los apareamientos suelen tener lugar en aguas tropicales. La gestación dura de 14 a15 meses (según algunos autores llega casi hasta los19). La única cría nace en primavera-verano, pesa alrededor de una tonelada y mide de 3,5 a 4,5 m de longitud. Durante el parto, los otros miembros del grupo se mantienen en estrecho contacto con la parturienta y le ofrecen asistencia. La hembra tardará de 3 a 5 años en parir de nuevo. La cría es amamantada generalmente en aguas templadas o tropicales durante al menos dos años, pese a que comienzan a tomar alimentos sólidos antes de cumplir el primer año de vida. Después del destete el pequeño puede continuar tomando leche, las hembras hasta los 7 años y medio y los machos hasta los 13. Las hembras alcanzan la madurez sexual entre los 7 y los 13 años, cuando miden de 8 a 9 m. Los machos sin embargo, aunque alcancen la madurez a los 18 ó19 años, no empiezan a reproducirse hasta los 20 ó 21 años de edad. Cuando el joven alcanza la madurez sexual es expulsado del grupo familiar y viajará en compañía de otros jóvenes de su mismo estatus hasta poder competir con los machos reproductores. Aparentemente los cachalotes son polígamos, ya que durante el período de celo estos machos reproductores emplean cierto tiempo en buscar grupos (guarderías) de hembras que viajan con su prole. Durante este período, Galemys 12 (2), 2000 10 los machos pueden competir entre sí por estos grupos de hembras. La longevidad máxima de un cachalote puede superar los 70 años.

Bibliografía

http://es.encarta.msn.com/encyclopedia_961521372_2/Cachalote.html

http://www.secem.es/GALEMYS/PDF%20de%20Galemys/12%20(2).%20pdf/1%20Fern%E1ndez-Casado%203-22.pdf

 

 

Foro de cetáceos – Preguntas y respuestas

Este foro contiene 6 temas y 18 respuestas y lo actualizó  Sepultura hace 2 años.

Viendo 6 debates - del 1 al 6 (de un total de 6)
Viendo 6 debates - del 1 al 6 (de un total de 6)
Crear tema nuevo en “Cetáceos”
Tu información:





54 + = 62

Animales relacionados