tiburon ballena Tiburón ballena Tiburón ballena tiburon ballenaEl Tiburón Ballena es el más grande de todos los tiburones y el pez más grande que existe, el tiburón ballena es una de las vistas más dramáticas de los océanos. Su gran tamaño, sus patrones distintivos y su enorme boca frontal lo hacen inmediatamente reconocible y puede ser visto comúnmente vagando cerca de la superficie en aguas tropicales y subtropicales de alrededor del mundo.

Características

El vientre de los tiburones ballena es totalmente blanco, mientras que su dorso es de un color grisáceo, más oscuro que la mayoría de tiburones, con multitud de lunares y líneas horizontales y verticales de color blanco o amarillento, de tal forma que se asemeja a un tablero de ajedrez. Estas manchas representan un patrón único en cada espécimen, por lo que se utilizan para identificarlos y para censar su población. Su piel puede llegar a tener 10 centímetros de grosor. Su cuerpo es hidrodinámico, alargado y robusto, y presenta varios resaltes longitudinales en la cabeza y el dorso. Su cabeza es ancha y aplanada, y en sus laterales se sitúan dos pequeños ojos, detrás de los cuales están los espiráculos. Su enorme boca puede llegar a medir 1,5 metros de ancho, capacidad suficiente como para albergar a una foca nadando de costado, y en sus mandíbulas se hallan multitud de filas de pequeños dientes. Tiene cinco grandes pares de branquias, cuyas hendiduras son enormes. Posee un par de aletas dorsales y aletas pectorales, siendo estas últimas muy poderosas. La cola de estos seres puede medir más de 2,5 metros de lado a lado. En los tiburones ballena jóvenes la aleta superior de la cola es más grande que la aleta inferior, en cambio la cola de un adulto tiene forma de media luna, y es la que les proporciona la propulsión. Sin embargo, el tiburón ballena no es un nadador eficiente, pues utiliza todo el cuerpo para nadar, lo cual no suele ser frecuente en los peces, y por ello se desplaza a una velocidad media de 5 km/h, una velocidad relativamente lenta para un pez de tan enorme tamaño.

El espécimen más grande del que se tienen grabaciones fue capturado el 11 de noviembre de 1947, muy próximo a la isla de Baba, cerca de Karachi, Pakistán. Medía 12,65 metros de largo, y pesaba más de 21,5 toneladas.[5] Sin embargo, existen muchas historias de tiburones ballena más grandes, se mencionan longitudes de por encima de los 18 metros, que, por otra parte, no son nada extrañas en la literatura popular, pero no existen grabaciones ni pruebas científicas que sustenten su existencia. En 1868, el botánico irlandés Edward Perceval Wright, mientras veraneaba en las islas Seychelles, observó algunos especímenes de tiburones ballena, y aseguró haber visto ejemplares de más de 15 metros de longitud, e incluso alguno que sobrepasaba los 21 metros.

En una publicación de 1925, Hugh McCormick Smith describe a un tiburón ballena de enorme extensión atrapado en una trampa para peces de bambú de Tailandia en 1919. El tiburón era demasiado pesado como para desembarcarlo en tierra firme, pero Smith estimó que su longitud era de al menos 17 metros, y que su peso rondaba las 37 toneladas, aunque más tarde se exageraron estas cifras, llegándose a afirmar que medía 17,98 metros y que pesaba 43 toneladas. Incluso han habido avisos de tiburones ballena de 23 metros. En 1934, un barco llamado Maurguani se topó con un tiburón ballena mientras navegaba por el sur del Océano Pacífico, y le golpeó, lo que hizo que quedara bloqueado en la proa del barco, se cuenta que medía 4,6 metros por un lado del barco y 12,2 metros por el otro. De todos modos, no existe documentación fiable sobre ninguno de estos hechos, por lo que siguen siendo poco más que “leyendas marinas”.

Tibballenaa.jpg Tiburón ballena Tiburón ballena 750px Tibballenaa

Alimentación

El tiburón ballena es una de las tres especies de tiburones que se alimentan mediante un mecanismo de filtración del agua, junto con el tiburón peregrino, y el tiburón boquiancho. Se alimenta principalmente de fitoplancton, necton, macro algas, y krill, pero a veces también lo hace de crustáceos, como larvas de cangrejo, calamares, y bancos de peces pequeños, como las anchovetas, sardinas, caballa, y atún. Los numerosos dientes de que dispone no juegan ningún papel determinante en la alimentación, de hecho, son de reducido tamaño. En lugar de dientes, el tiburón ballena succiona gran cantidad de agua, y al cerrar la boca la filtra a través de sus peines branquiales. En el pequeño intervalo de tiempo entre que cierra la boca y abre sus peines branquiales, el plancton se queda atrapado en los dentículos dermales. Este mecanismo de filtración previene el paso de todo fluido entre las branquias, y todo lo que mida más de 2 o 3 milímetros de diámetro queda atrapado, e inmediatamente engullido. Se ha observado que estos tiburones emiten una especie de tos, que se trata de un mecanismo de limpieza para expulsar la acumulación de partículas de alimentos en las branquias.

El tiburón ballena localiza peces o concentraciones de plancton mediante señales olfativas, pero en vez de tomar el agua constantemente, es capaz de bombearla sobre sus branquias, y puede absorber el agua a una velocidad de 1,7 L/s. El tiburón ballena no necesita avanzar mientras se alimenta, y muchas veces se le observa en posición vertical y moviéndose arriba y abajo mientras bombea y filtra el agua activamente, al contrario que el tiburón peregrino, que tiene una forma más pasiva de alimentarse y no bombea el agua, sino que mediante el nado conduce el agua hacia sus branquias.

Los tiburones ballena se congregan en torno a los arrecifes de la costa caribeña de Belice, complementando su dieta diaria con las huevas del pargo cubera, que las deposita en las fases del plenilunio y del cuarto creciente y menguante de la Luna en los meses de mayo, junio, y julio.

Reproducción

Los hábitos reproductivos de los tiburones ballena no están muy claros. Mediante las observaciones de una hembra en 1910 que tenía 16 huevos en uno de sus oviductos se dedujo erróneamente que eran vivíparos. En 1956 se realizó el estudio de un huevo en la costa de México, y todo indicaba que se trataba de seres ovíparos, pero en julio de 1996 se descubrió una hembra en las costas de Taiwán que tenía unos 300 huevos (el mayor registrado de todas las especies de tiburón), lo que demostraría que son ovovivíparos. Las crías salen del huevo en el interior de su madre, que les da a luz vivos. Los tiburones recién nacidos suelen medir entre 40 y 60 centímetros de longitud, pero se sabe poco de ellos, ya que los ejemplares jóvenes se dejan ver muy raramente, y no se han realizado estudios morfométricos, ni se sabe mucho de su tasa de crecimiento. Se cree que alcanzan la madurez sexual en torno a los 30 años (9 m.), y que viven de media unos 100.

Hábitat y distribución

El tiburón ballena habita en los océanos y mares cálidos, cerca de los trópicos. Se cree que son peces pelágicos, pero en determinadas temporadas migran grandes distancias hacia zonas costeras, como Ningaloo Reef en Australia Occidental, Utila en Honduras, Donsol y Batangas en Filipinas, la isla Holbox en Yucatán, México, y las islas Pemba y Zanzíbar de Tanzania. Aunque es frecuente encontrarlo mar adentro, también es posible avistarlo cerca de la costa, entrando en lagunas o atolones de coral, y cerca de las desembocaduras o estuarios de los ríos. Suele permanecer dentro de los ±30° de latitud, y a una profundidad de 700 metros. El tiburón ballena suele actuar de forma solitaria, aunque de vez en cuando forman grupos para alimentarse en zonas con grandes concentraciones de comida. Los machos pueden encontrarse en lugares más dispares, mientras que las hembras prefieren permanecer en lugares más concretos.

Disttibballena.png Tiburón ballena Tiburón ballena 500px Disttibballena

Estado de conservación

El tiburón ballena es el objetivo de la pesca artesanal y de la industria pesquera en varias zonas costeras donde se deja ver ocasionalmente. La población de esta especie es desconocida, pero está considerada por la UICN como una especie en estado vulnerable. Será prohibida y penada toda pesca, venta, importación y exportación de tiburones ballena para propósitos comerciales. En Filipinas se aplica esta ley desde 1998, y en Taiwan desde mayo de 2007, país donde cada año se mataban aproximadamente 100 ejemplares.

Curiosidades

Logevidad del tiburón ballena:

Los científicos aún ignoran exactamente cuánto vive un tiburón ballena. Pero lo que sí se sabe es que algunas especies de tiburón, que viven hasta cien años, no están listas para reproducir hasta los veinte años de edad. Esto significa que requieren un quinto de su vida para alcanzar la madurez sexual. Aparentemente el tiburón ballena no es capaz de reproducir hasta que alcanza los treinta años de vida. Entonces, si treinta años representara un quinto de su existencia, esto podría significar que podrían llegar a vivir 150 años o más.

Para que se aprovecha el tiburón ballena:

De estos peces se aprovecha ‘casi todo’: la carne se come, las aletas se utilizan como reclamo publicitario en restaurantes que sirven sopa de aleta de tiburón, el hígado se utiliza por su aceite y el cartílago es habitual en la medicina tradicional china. Los barcos taiwaneses están haciendo verdaderas ‘redadas’ en esta zona australiana, según han denunciado varias organizaciones ecologistas.

Bibliografía

http://es.wikipedia.org/wiki/Rhincodon_typus

http://www.vistaalmar.es/content/view/492/28/

http://www.tudiscovery.com/tiburones/detalle/ballena/index.shtml

http://www.taringa.net/posts/info/848674/Tiburon-ballena.html

Animales parecidos