Cotorraarg.jpg  Cotorra Argentina 330px Cotorraarg

La Cotorra Argentina es considerada el periquito más conocido de toda Sudamérica. La Cotorrita Argentina, cata o perico monje, forma grandes bandadas y colonias de anidamiento, siendo considerada un ave muy sociable Y altamente gregaria. Es el único miembro de la familia de los loros que no construye sus nidos en cavidades de árboles. Sus nidos son construidos generalmente con ramitas de plantas espinosas y un buen número de parejas comparte el mismo nido.

Esta pequeñita ave estableció sus colonias como consecuencias de fugas o liberaciones, así que, puede ser encontrada desde Bolivia Central y el sur de Brasil hasta Argentina Central. Además existen grupos estables de catas en Barcelona, Nueva York, Miami Chicago, Nueva Jersey, Connecticut, Massachusetts, Virginia, Florida, Delaware, Louisiana y el norte de Holanda, entre otros lugares del mundo.

Características

A excepción de algunos inconvenientes a los que nos debemos enfrentar, y que superaremos rápidamente gracias al carácter de este lorito, la cotorra argentina o cata es considerada como un ave pacífica y cariñosa, a la que siempre se la presenta como una gran habladora y una psitácida sencilla de domesticar. Pese a que estas dos afirmaciones se han exagerado, contienen parte de verdad.

Como graves inconvenientes tenemos que decir en contra del perico monje, que no va a hacer honor con su comportamiento a esta denominación, es un pájaro bastante ruidoso y destructivo, por lo que debemos tener mucha precaución tanto con los materiales de construcción de su alojamiento como con los distintos objetos que decoran nuestra casa si la dejamos libre aunque sea solo unos minutos. También es considerada un ave robusta y con un encanto y gracia propias, y que está avalada por un amplio historial de cría.

La cotorrita argentina es una ave que pertenece al orden de las Psitaciformes, familia de las Psitácidas, que constituye el único miembro del género Myiopsitta, y que puede llegar a alcanzar una talla adulta de alrededor de, 30 cm, llegando a pesar hasta los 150 gr. Su esperanza de vida se sitúa entre los 25 y los 30 años de media, viéndose ostensiblemente prolongada respecto a los ejemplares salvajes que solo llegar a vivir entre 3-10 años como consecuencia de la presión depredatoria y a unas condiciones de vida más precarias.

Presentan una coloración grisácea o incluso azul grisácea tanto en la frente y el capirote como en la zona temporal, siendo las mejillas, garganta y bridas de un color gris pálido. El plumaje del pecho es de color gris y en el aparecen unas marcas blancas. Un plumaje verde papagayo cubre la parte posterior de la cabeza, el cuello, el dorso, el obispillo y la cola, presentando un mayor brillo tanto alas como cola. En las alas, las primarias son azules y negras y las coberteras son gris pálido y azuladas. La parte interior de la cola es verde pálido con unos toques de azul también pálido en el borde más externo de esta. La zona abdominal es de un color verde grisáceo. Los muslos son verde brillante y las patas grises, el pico es de color pardusco o marrón y el iris es castaño. Los inmaduros presentan la zona de la frente de color gris con ciertos toques de verde. Además los ejemplares jóvenes presentan ojos grises. En esta especie es complejo distinguir a machos y hembras, siendo el rasgo morfológico más definitorio de ambos sexos el que la mandíbula superior del macho es más ancha que la de las hembras, y que la cabeza es notablemente más grande también en el caso de estos. La diferenciación de ambos sexos en esta especie requerirá una observación comparada y exhaustiva de varios ejemplares.

Reproducción

Son aves que se caracterizan por criar sin excesivas dificultades en cautividad, resultando idóneo para realizar esta actividad las pajareras amplias con abundante cobertura vegetal arbustiva.

Construyen un nido muy peculiar de forma alargada, formado por una entrada ancha con una especie de pórtico que protege el acceso al interior. En el interior hay un pequeño pasillo o cámara más exterior que se considera como una zona menos protegida donde se sitúan los progenitores para descansar y pasar la mayor parte del tiempo incluida la noche. La zona más interior del nido es donde se depositarán los huevos y donde permanecerán los pollos hasta que crezcan un poco, momento este en el que abandonarán la sala de “la puesta” y pasarán a la sala más exterior para permitir a la hembra realizar una nueva puesta.

La hembra, en solitario, será la encargada de la construcción del nido con los materiales que les proporcionemos para tal fin y sobre una serie de ramas entretejidas y colocadas sobre una base de alambrada que servirá de estructura al nido. Como material de nidificación podemos suministrar una buena cantidad de ramas flexibles ya cortadas, por ejemplo, de sauce y alheña.

La hembra, también en solitario, será la encargada de la limpieza del nido y de su ampliación año a año, así como de la incubación de los huevos. Las parejas de catas se unen de por vida y la época reproductiva comenzará en Agosto y se prolongará hasta Noviembre.

Depositará entre 4 y 8 huevos en la zona más resguardada del nido, durando la incubación entre 26 y 28 días. Los pollos abandonarán el nido entre el día 42 y el 44 de vida, aproximadamente a las seis semanas de edad. Debido a la compleja estructura de construcción del nidal la inspección del nido puede resultar una tarea harto difícil, por no decir imposible, al avicultor que desee llevar una vigilancia de la nidada.

Cotarg.jpg  Cotorra Argentina 370px Cotarg

Subespecies

Las cotorras azules presentan unos tonos azulados suaves en todo el plumaje excepto en las mejillas, garganta y parte alta del pecho, que serán blancas o blanquecinas.

La variedad amarilla es menos común, y presenta un plumaje amarillo en la parte superior del cuerpo, así como en la frente, siendo las partes inferiores de color blanco grisáceo. Las primarias alares son de tonos grises, siendo la parte inferior de la cola de una coloración verde azulada. El pico presenta una coloración marrón rosácea. Se conocen cuatro subespecies de Myiopsitta monachus, de las que la M. m. luchsi, es la que mejor se diferencia de las demás por la falta del barrado en la parte superior del pecho. Las otras subespecies de la cotorrita argentina son difíciles de diferenciar, siendo sus nombres científicos M.m. monachus, M.m. calita, M.m. cotorra , y M.m. luchsi.

Comportamiento

Estas aves se caracterizan por ser pacíficas y simpáticas, además de robustas y sencillas de cuidar. Este lorito es considerado cariñoso y un gran hablador, pero es un pájaro bastante ruidoso y destructivo, por lo que hay que tener mucha precaución tanto con los materiales de construcción de su alojamiento como con los distintos objetos que decoran la casa si se lo deja libre. Algunos criadores dicen que la cotorrita argentina es una psitácida sencilla de domesticar.

Cuidados

Esta cotorrita tiene una esperanza de vida que se sitúa entre los 25 y los 30 años de media, viéndose ostensiblemente prolongada respecto a los ejemplares salvajes que solo llegar a vivir entre 3-10 años como consecuencia de la captura y a unas condiciones de vida más precarias. La hembra, en solitario, será la encargada de la limpieza del nido y de su ampliación año a año, así como de la incubación de los huevos. Las parejas de catas se unen de por vida y la época reproductiva comenzará en Agosto y se prolongará hasta Noviembre. Depositará entre 4 y 8 huevos en la zona más resguardada del nido, durando la incubación entre 26 y 28 días. Los pollos abandonarán el nido entre el día 42 y el 44 de vida, aproximadamente a las seis semanas de edad.

Jaula

Las cotorritas pueden vivir tanto en una jaula como en una pajarera externa, aunque la reproducción tendrá mayor éxito si viven en un aviario con abundante matorral. Las dimensiones mínimas para una jaula habitada por cotorritas argentinas será de 46 x 46 x 61 cm, contando con un espacio entre barrotes de 1,27 a 1,56 cm. Una distancia superior entre los barrotes permitirá que las catas escapen, y una distancia menor puede provocar un fatal accidente si estas encajan su cabeza entre los barrotes y quedan atrapadas.

El alojamiento deberá tener las mayores dimensiones posibles y el material del que está hecha la jaula no puede contener ni zinc, ni ningún otro material tóxico para las aves. Además, estas psitácidas posen unos picos muy fuertes y que pueden resultar muy destructivos por lo que se recomienda una jaula metálica lo suficientemente resistente frente a esta amenaza. El alojamiento deberá contar con dos perchas situadas a distintas alturas en los extremos de la misma. La jaula es el lugar de descanso y refugio, por lo que hay que permitirles a las cotorritas unas salidas esporádicas para evaluar su comportamiento y proporcionémosle horas de libertad.

Son animales considerados muy resistentes y que pueden permanecer en el exterior durante el invierno, pero necesitan de un refugio para los meses de invierno y para resguardarse durante la noche. Será necesario calentar el resguardo y providenciar ventilación e iluminación suficientes, todo ello a prueba de fugas. Por la noche quedará encendida una bombilla de baja intensidad que emitirá una luz tenue que permitirá ver a los pájaros hacia dónde se dirigen en el caso de que algo les asuste durante la noche.

Un tercio del tejado del aviario estará cubierto para que las aves tengan un lugar dónde resguardarse de la lluvia o del excesivo calor. Dentro del aviario colocaremos varias perchas situadas a distintas alturas para que las aves puedan ejercitarse volando de una a otra. También podemos situar en el centro del recinto una rama bien desinfectada, limpia y libre de parásitos. Debemos ofrecerles ramitas recién cortadas de sauce o árboles frutales, para su entretenimiento y para que ejerciten sus poderosos picos en objetos distintos a muebles y demás material susceptible en nuestros hogares. Para el suelo utilizaremos cemento o losetas, o una combinación de ambos ya que son materiales que resultan muy fáciles de limpiar.

Las medidas ideales para una caja nido serán de 15 x 30 x 45 cm. con un orificio de entrada de 8 cm. Para la construcción de su extraño y laborioso nidal también podemos proporcionarles un entrelazado de ramas en un matorral con una base de enrejado o tela metálica que servirá como base para la construcción. Tanto en un caso como en el otro debemos proporcionar a las cotorras argentinas el material de nidificación necesario para su construcción, a base de ramas cortadas y flexibles, como ya hemos indicado con anterioridad, entre otros árboles de sauce y alheña. Los comederos y bebederos deberán ser resistentes y pesados con el objeto de evitar que resulten un juguete más dentro del recinto.

Cotarg2.jpg  Cotorra Argentina 500px Cotarg2

Bibliografía

http://www.vivapets.es/raza/cotorrita_argentina/193

http://www.taringa.net/posts/info/2449142/Cotorrita-Argentina.html

http://www.mascotasyhogar.com/mascotas/aves/?pagina=mascotas_aves_038_038

 

Foro de Aves Exóticas – Preguntas y respuestas

Este foro contiene 113 temas y 428 respuestas y lo actualizó  iphscvbdvx hace 1 año.

Viendo 10 debates - del 1 al 10 (de un total de 106)
Viendo 10 debates - del 1 al 10 (de un total de 106)
Crear tema nuevo en “Aves exóticas”
Tu información:





+ 24 = 31

Animales relacionados