cuervos animales Cuervo Cuervo cuervoEl cuervo común. Esta ave llamada también “Gran Cuervo” tiene el cuerpo pro- longado, las alas largas y puntiagudas, la cola de un largo regu- lar y las plumas compactas y brillantes. Su color es completamente negro, siendo su tamaño de 0,66 de largo por 1,40 de anchura de punta a punta de las alas; ple- gadas éstas miden cada una 0,47 y la cola 0,27. El “Cuervo Común” es de la más extensa dispersión en la fa- milia, habitando en toda Europa y en una gran parte de Asia. En el País Vasco, crían contadas parejas, pero en otoño e in- vierno se les ve en grandes bandos en nuestras vegas y valles, don- de encuentran abundante alimento de maíz, caracoles, etc., cau- sando grandes perjuicios a nuestros aldeanos y siendo muy per- seguidos. Su nombre en euzkera es el de “Belia” y “Erroia”, siendo muy desconfiado con el hombre, a quien evita todo lo posible, no habitando mas que lugares poco poblados, como son las monta- ñas, los grandes bosques y las costas. Entre los aficionados a la caza en este país, se dice con la ma- yor firmeza, que esta ave conoce y distingue a gran distancia al cazador que va provisto de escopeta y al campesino que con toda tranquilidad se dirige a su campo para comenzar su faena. Además de que posee este don de distinción, el bando de cuer- vos que está buscando su alimento, tiene siempre un guardián que está apostado en lo más elevado del lugar donde se halla, y da la voz de alerta en el momento en que alguien se acerca con intención de cogerlos desprevenidos. En los campos donde se alimenta camina con movimientos muy raros y ridículos, viéndosele cómo levanta el cuerpo hacia ade- lante bajando la cabeza; cuando se posa, mantiene el cuerpo fir- me algunas veces y sus plumas están casi plegadas a la piel. Crónica de Historia Natural 147 El “Cuervo Común” es más desconfiado que todos sus congé- neres y no puede hacerse una idea de hasta qué punto llega su prudencia. A pesar del guardián que está firme en su puesto, no empieza a buscar su alimento hasta después de haber examinado todos los alrededores del lugar elegido, situándose generalmente en plani- cies sin arbolado, con objeto de que no estén expuestos a una em- boscada y empezando a recorrer el terreno cuando no hiere su vista y oído, cosa alguna que le infunda sospecha. Su voz, muy conocida por sus sonidos desagradables, que los pro- nuncia con diferentes variedades pero en el período del celo, el macho se deja oír por una especie de charla muy particular, con más variación que la picaza y el grajo, que son sus congéneres. Su alimento consiste, como digo anteriormente, en caracoles. frutos y granos, así como carnes corrompidas, pero es también una ave de rapiña muy peligrosa, que además de ser aficionada a ali- mentarse como digo de toda clase de carroña, acomete a varios mamíferos y a otras aves de diferente tamaño. Roba con la mayor osadía los nidos de los pajarillos sin de- fensa; desde la liebre hasta el ratón y los más pequeños pájaros, ningún ser está seguro del cuervo, y a la osadía y astucia reúne la fuerza y agilidad. Si es preciso hace frente y lucha con valentía, hasta con aves de rapiña más ágiles y mejor armados que él. El que esto escribe, presenció una mañana de invierno, la lucha de esta ave en el aire con un ágil y hermoso gavilán, espec- táculo que fué seguido con gran interés por un grupo de per- sonas que se congregaron a presenciar un acontecimiento que ra- ras veces se presenta a los ojos del hombre. Aproximadamente a 200 metros de altura, aparecieron en du- ra lucha las aves antes aludidas, distinguiéndose claramente las dos especies, por su tamaño, color y agilidad En las acometidas de ambas aves, parecía que su resistencia no terminaría nunca y que esta dura lucha quedaría en tablas, puesto que la agilidad y destreza de una, era nivelada por la cor- pulencia y fuerza del “Gran Cuervo” y así continuaron unos diez minutos, pero cuando menos se esperaba dejó de luchar este úl- timo, dejandose caer suavemente y viniendo a tierra herido mor- talmente por los zarpazos del ágil y bravo gavilán. Este desapareció como si nada le hubiera ocurrido y el “Gran Cuervo”, fué recogido y examinado por los que presenciamos la formidable lucha, encontrándonos con que estaba mortalmente 148 Crónica de Historia Natural herido, manando abundante sangre por pecho y costado, murien- do a los pocos momentos atravesado por las garras de su enemi- go, que tampoco debió salir muy satisfecho, a pesar de que así lo parecía. Los servicios que esta ave presta, exterminando algunos ani- males perjudiciales al campo, no compensa ni con mucho los per- juicios que ocasiona. De todas las aves de nuestro país, exceptuando los Picocruza- dos, los cuervos son los que se reproducen más pronto. Aparéanse en enero en bosques muy espesos y salvajes, cons- truyendo su nido en febrero y poniendo a principios de marzo. El nido lo construyen en un árbol de mucha altura o sobre una roca, difíciles de trepar, siendo bastante grande y llegando su ta- maño hasta un metro de altura, construido de ramas fuertes y delgadas, siendo su interior de hierbas y lanas formando una se- miesfera. Se sirve en general como la cigüeña de su antiguo nido, limitándose como aquél a reformarlo un poco cada época de cría. Al comenzar la construcción de este nido, manifiéstase rece- losa, no aproximándose al nido sin mucho disimulo, abandonan- dolo si ve al hombre con alguna frecuencia alrededor del mismo. Sus puestas son de cuatro a cinco huevos bastante grandes, verdosos y con manchas de color pardo y gris. Según las observaciones de Brehm, la hembra es sola la que cubre y Nauman dice que la reemplaza su compañero cuando ne- cesita comer. Macho y hembra alimentan a sus hijuelos con lombrices de tierra, ratones, pájaros y restos de animales; pero necesitan tan- to alimento, que nunca están hartos y gritan a menudo para que les den en mayor abundancia. Los padres demuestran el mayor cariño a sus hijuelos, a los que nunca abandonan. Cuando las condiciones son favorables, los jóvenes comienzan a volar a fines de mayo o principios de junio, no abandonando el recinto y volviendo durante largo tiempo a dormir a su nido. Sus padres les instruyen en los campos y praderas a buscar su alimento y no se separan de sus mayores. Las crías que se cogen en el nido, se domestican con mucha facilidad y hasta los adultos se resignan pronto a la pérdida de su libertad. Una de estas aves en cautividad es objeto de interesantes in- vestigaciones y se ve con asombro hasta dónde llega la inteligen- cia de ella Crónica de Historia Natural 149 Se le puede educar como se le educa a un perro; hace las co- sas mas extrañas y grotescas, inventando cada día una cosa nue- va y aprende más a medida que envejece; al cuervo se le puede acostumbrar como al grajo y la picaza, a que entre y salga de la jaula con toda libertad, aunque esta libertad le cueste muchos disgustos al que posee esta ave, porque roba cuanto puede y mata a los pequeños animales domésticos, como las gallinas, conejos y patos. Contrae amistad con los Perros y le sirve de mucho para qui- tarle las pulgas, acostumbrándose también a vivir con los caba- llos y los bueyes, que les cobran afecto. A las palabras que pronuncia da su significación, ladra como el perro, ríe a la manera del hombre y arrulla como la paloma J. M. PERTIKA

Animales parecidos

Avefría europea
Avestruz
Azulito de senegal
Bichenov
Búho
Buitre
Canario
Cardenal
Colibrí
Cóndor
Diamante Mandarín
Diamante de Gould
Diamante Papagayo
Flamenco
Garza
Gaviota
Golondrina común
Gorrión común
Gorrión de Java
Guajolote
Hornero
Ibis
Isabela del Japón
Jabirú
Kiwi
Lechuza
Marabú
Martineta
Ñandú
Paloma
Pelícano
Perdiz
Petirrojo
Pingüino
Piquituerto
Quetzal
Ruiseñor
Tucán
Urogallo
Urraca
Zopilote
Cacatúa de Penacho Amarillo
Estornino
Halcón peregrino
Ibis escarlata
Pato
Pavo
Pavo real
Pingüino de Humboldt
Arao
Malvasía cabeciblanca
Pardela cenicienta
Paloma bravía
Paloma torcaz
Paloma zurita
Grajilla
Rabilargo
Avutarda
Carbonero común
Escribano cerillo
Trepador azul
Triguero
Mirlo común
Abubilla
Abejaruco común
Cigüeña blanca
Cigüeña negra
Alcaudón común
Ánade real
Bengalí rojo
Buitre leonado
Buitre negro
Búho real
Calamón común
Cálao de casco
Cernícalo vulgar
Chochín
Cisne mudo
Cisne negro
Colirrojo tizón
Cormorán
Espátula común
Focha común
Gallina
Gallo
Ganso
Garcilla Bueyera
Garza Real
Gaviota reidora
Gaviota Argéntea
Grulla
Jilguero
Martín pescador
Mochuelo común
Miná del Himalaya
Pájaro carpintero
Pardillo común
Pintada común
Pinzón
Polla de agua
Zorzal común