Manom.jpg Isabela del Japón Isabela del Japón Manom

El Isabela del Japón es una ave que ha sido desarrollada en cautiverio por criaderos japoneses. No se sabe el origen preciso de esta especie, sino que hay dos teorías dominantes para explicarlo: una afirma que esta raza ha resultado del cruce de varias especies de aves silvestres del mismo género Lonchura; la otra defiende que hubo una selección a partir de la especie silvestre Lonchura Striata, la cual evolucionó hacia la especie que hoy se conoce.

Lo que sí se sabe con toda la certeza es que esta raza se compone de aves completamente domesticas, que nunca han estado libres en la naturaleza. Es por eso que los Isabelas son buenas mascotas, que se adaptan igual a jaulas como a aviarios. Lo que no les gusta particularmente, así com a los pinzones en general, es que se los tome en las manos.

Características

El Isabela del Japón, también conocido como Manon, es una ave de pequeño porte que mide entre 11 y 12 cm. Se puede verla con diferentes combinaciones de coloración, en que las más frecuentes son: blanco y chocolate; blanco y crema; totalmente blanco. Existen también otras combinaciones: negro y marrón; negro y gris; marrón con marrón rojeado; moteado; versiones tricolores o de color solida y variedades con cresta.

Machos y hembras son físicamente idénticos, por lo que las unicas dos maneras de distinguir su género es observando sus comportamientos o recurriendo a examen de ADN. El Isabela del Japón macho suele cantar y exhibir rituales de cortejo, mientras la hembra emite un canto en un tono más grave.

Carácter o temperamento

Los Isabelas son reconocidos como los más perfectos progenitores, ya que tienen un instinto maternal muy desarrollado, siendo considerados los mejores padres y madres adoptivos entre las especies de aves.

Son aves calmas y sociables, por lo que son buenas opciones para se tener en un aviario común. No deberán ser juntadas a especies que sean más conflituosas. Prefieren también vivir en grupo y no sólos o en parejas.

Reproducción

La isabela del Japón cría durante todo el año, si bien bastante mejor en primavera. El macho construye un nido muy elaborado en el interior de la caja-nido (yo utilizo cajas nido cerradas como las de los periquitos y otras de medidas 10 x 10 x 10 centímetros). Para la construcción del nido hay que ofrecerles g ran cantidad de ramitas, pajillas y diversos materiales de relleno (mis isabelas utilizan mucho el pelo de cabra). Este periodo puede comprender 1 ó 2 semanas. Tras haber completado el relleno del nido las isabelas ponen de 3 a 6 huevos de color blanco y muy pequeños en días seguidos. Los polluelos nacen a los 15-17 días de incubación y a las 3-4 semanas abandonan el nido. Su crecimiento es bastante rápido. A las tres semanas de haber salido del nido las crías son completamente independientes.

Si no separamos a las crías de sus padres éstas seguirán durmiendo con sus padres porque son unos pájaros tremendamente sociables. Entonces los padres tardarán varios meses en volver a hacer otra puesta. Yo retiro a las crías al mes de haber salido del nido, para que los padres tengan un período de descanso y vuelvan a criar cuando estén fuertes y recuperados de la última cría.

Alimentación

La Isabelita come mijo,panizo,ésta preferiblemente en rama pues les recuerda a su habitat natural,lechuga,espinaca y frutas (manzana,mango…).No debe faltar nunca el jibión o jibia,fuente de sales minerales imprescindible en época de reproducción y necesaria todo el año.la pasta de huevo les encanta y tambien es aconsejable darsela a menudo.Las magdalenas les chiflan y si estas van mezcladas con pan rallado y cous-cous serán vistas y no vistas.

Jaula

Las aves de raza Isabela del Japón adáptanse bastante bien a jaulas o aviarios, siendo faciles de cuidar y no necesitando de vegetación. Estos pájaros pueden pasar el invierno al aire libre sin necesitar de calentamiento, ya que son muy resistentes. No obstante, el aviario donde viva no deberá estar exposto a corrientes de aire, además de ser fundamental que contenga un abrigo.

Estas aves son activas y aprovechan cada centimetro de su casa, aunque no joguen con objectos como hacen los lores. Sus preferencias van hacia columpios y perchas, por lo que necesitan de una jaula que sea más larga que alta. Una de las actividades que más les gusta a los Isabela del Japón es la ducha. Se puede instalar una bañera en la jaula, debiéndose cambiar el agua todos los días.

Bibliografía

http://www.vivapets.es/raza/isabela_del_japon/342

http://www.myriam.netfirms.com/Isabelita%20del%20japon.htm

http://aviaqua.iespana.es/aviaqua/isabelasdeljapon.html

Animales parecidos

Avefría europea
Avestruz
Azulito de senegal
Bichenov
Búho
Buitre
Canario
Cardenal
Colibrí
Cóndor
Diamante Mandarín
Diamante de Gould
Diamante Papagayo
Flamenco
Garza
Gaviota
Golondrina común
Gorrión común
Gorrión de Java
Guajolote
Hornero
Ibis
Jabirú
Kiwi
Lechuza
Marabú
Martineta
Ñandú
Paloma
Pelícano
Perdiz
Petirrojo
Pingüino
Piquituerto
Quetzal
Ruiseñor
Tucán
Urogallo
Urraca
Zopilote
Cacatúa de Penacho Amarillo
Cuervo
Estornino
Halcón peregrino
Ibis escarlata
Pato
Pavo
Pavo real
Pingüino de Humboldt
Arao
Malvasía cabeciblanca
Pardela cenicienta
Paloma bravía
Paloma torcaz
Paloma zurita
Grajilla
Rabilargo
Avutarda
Carbonero común
Escribano cerillo
Trepador azul
Triguero
Mirlo común
Abubilla
Abejaruco común
Cigüeña blanca
Cigüeña negra
Alcaudón común
Ánade real
Bengalí rojo
Buitre leonado
Buitre negro
Búho real
Calamón común
Cálao de casco
Cernícalo vulgar
Chochín
Cisne mudo
Cisne negro
Colirrojo tizón
Cormorán
Espátula común
Focha común
Gallina
Gallo
Ganso
Garcilla Bueyera
Garza Real
Gaviota reidora
Gaviota Argéntea
Grulla
Jilguero
Martín pescador
Mochuelo común
Miná del Himalaya
Pájaro carpintero
Pardillo común
Pintada común
Pinzón
Polla de agua
Zorzal común