La paloma zurita es de tamaño menor que la paloma torcaz y aproximadamente igual que lapaloma bravía. Se distingue bien por carecer de obispillo claro.

Se diferencia de las callejeras por el reclamo, que es bisílabo y suena a “ju-ruu”, en repetición múltiple.

Hábitat

paloma zurita ave Paloma zurita Paloma zurita paloma zurita1Antes de empezar la explotación maderera, la paloma zurita era la más frecuente, pero como nidificante habitual de cavidades en la madera, apenas encuentra en los bosques madereros de antaño, transformados en fincas madereras, ningún agujero donde nidificar, por lo que se ha hecho escasa.

Pero donde el monte bajo clarea junto a los camos, se le pueden ofrecer cajas para sus nidos. Deben tener la profundidad de un brazo, debiendo ser el agujero de entrada lo suficientemente grande que permita el paso del puño. Dado que la paloma zurita necesita un segundo hueco para realizar otra incubación (deja el primer hueco muy pringoso), se le tendrían que ofrecer dos cajas, próximas entre sí. Cada año habría que limpiarlas, porque también a las ardillas les gusta tomarlas como vivienda, dejándolas cubiertas de ramas.

Reproducción

La paloma zurita construye dentro del hueco otro nido suplementario de leña menuda, una reminiscencia de su remoto pasado de nidificante al aire libre.

El palomo incuba aproximadamente desde las 10 hasta las 3 de la tarde, la hembra el resto del tiempo.

Los polluelos son mantenidos bajo las alas durante 8 días, y alimentados con leche del buche.

Cuando abandonan el nido, les desaparece el azul opalescente del plumaje del cuello.

Alimentación

La paloma zurita se alimenta principalmente de granos, y también de bayas y bellotas.

Comportamiento

Las palomas zuritas, fuera del tiempo de la incubación, duermen también por la noche en huecos. Se las ha encontrado incluso en agujeros de conejos.

En su migración otoñal en octubre, se detienen en parajes con abundancia de bellotas.

Bibliografía

http://www.faunaiberica.org/?page=paloma-zurita

Animales parecidos

Avefría europea
avestruz
Azulito de senegal
Bichenov
Búho
Buitre
Canario
Cardenal
Colibrí
Cóndor
Diamante Mandarín
Diamante de Gould
Diamante Papagayo
Flamenco
Garza
Gaviota
Golondrina común
Gorrión común
Gorrión de Java
Guajolote
Hornero
Ibis
Isabela del Japón
Jabirú
Kiwi
Lechuza
Marabú
Martineta
Ñandú
Paloma
Pelícano
Perdiz
Petirrojo
Pingüino
Piquituerto
Quetzal
Ruiseñor
Tucán
Urogallo
Urraca
Zopilote
Cacatúa de Penacho Amarillo
Cuervo
Estornino
Halcón peregrino
Ibis escarlata
Pato
Pavo
Pavo real
Pingüino de Humboldt
Arao
Malvasía cabeciblanca
Pardela cenicienta
Paloma bravía
Paloma torcaz
Grajilla
Rabilargo
Avutarda
Carbonero común
Escribano cerillo
Trepador azul
Triguero
Mirlo común
Abubilla
Abejaruco común
Cigüeña blanca
Cigüeña negra
Alcaudón común
Ánade real
Bengalí rojo
Buitre leonado
Buitre negro
Búho real
Calamón común
Cálao de casco
Cernícalo vulgar
Chochín
Cisne mudo
Cisne negro
Colirrojo tizón
Cormorán
Espátula común
Focha común
Gallina
Gallo
Ganso
Garcilla Bueyera
Garza Real
Gaviota reidora
Gaviota Argéntea
Grulla
Jilguero
Martín pescador
Mochuelo común
Miná del Himalaya
Pájaro carpintero
Pardillo común
Pintada común
Pinzón
Polla de agua
Zorzal común