Ruiseñor.jpg  Ruiseñor 345px Ruise C3 B1or

El ruiseñor es un pequeño pájaro muy conocido por su canto en la cultura popular. En contra de la creencia popular, puede oírse cantar al ruiseñor tanto de día como de noche; pero sus interpretaciones de virtuoso se oyen mejor en la quietud de una cálida tarde a fines de primavera, cuando los machos compiten para atraer a las hembras, que vienen de sus cuarteles de invierno en Africa tropical. Las hembras llegan unos diez días después que los machos.

Características

El Ruiseñor Común, Luscinia megarhynchos, solamente ofrece como rasgo destacado de su plumaje el color pardo rojizo de las plumas supracobertoras y de la misma cola; ésta, sin embargo, no es uniforme, sino que la pareja central de rectrices tiene un tono más apagado, menos rojizo. El resto de las partes superiores, incluyendo la cabeza, son pardas con un tinte rojizo más acusado en unos ruiseñores que en otros y nunca tan intenso como la cola. Esta es muy notoria en vuelo, aun siendo éste corto. Las partes inferiores son pardo grisáceas, más blancas en la garganta y el vientre y más pardusco el pecho. El pico es pardo oscuro, con la base de la mandíbula inferior muy pálida; los tarsos y los pies color carne o pardo gris, y el iris pardo oscuro. Los sexos son indistinguibles por el plumaje, aunque cogidos en la mano, tal vez la cola es de tono más apagado en las hembras. No obstante, para establecer esta diferencia hay que examinar los dos pájaros, macho y hembra, juntos.

El ruiseñor jóven tiene las partes superiores pardo rojizas, pero cada pluma posee un punto más pálido cerca del extremo y hay también un notorio borde pardo oscuro en cada una. Las partes inferiores son blanquecinas en el mentón y el vientre, y la garganta y el pecho beige blancuzcos, teniendo las puntas pardo oscuras, lo que da al pájaro una apariencia de plumaje moteado por debajo, pero en realidad con pequeñas ondulaciones algo semejantes a las del Colirrojo y Petirrojo. La cola es como la de los adultos, aunque en las puntas de las rectrices se aprecian puntos más pálidos muy pequeños. Las plumas del cuerpo y las coberteras alares son mudadas entre julio y septiembre, pero no las primarias de las alas ni las rectrices de la cola.

Alimentación

El ruiseñor devora insectos blandos, que busca en el suelo; en caso de necesidad los golpea contra el suelo hasta que ya no se mueven. En otoño disfruta también comiendo bayas.

Hábitat y distribución

El ruiseñor habita bosques de todo tipo con abundante sotobosque, parques, plantaciones de frutales, jardines, setos. En Europa central es raro a alturas superiores a los 400 metros sobre el nivel del mar; en el sur ocupa zonas montañosas hasta los 1000 m.

Ruiseñor2.jpg  Ruiseñor Ruise C3 B1or2

Reproducción

A finales de abril, tan sólo unos días después del primer reclamo del cuco, el ruiseñor se deja oir (al principio, sólo de noche). Su canto es, para muchos, el más espléndido de los que puede emitir un pájaro. Tiene una melodía musical, variada y potente, ascendente y descendente; se oye incluso en lo más cerrado de la noche. Más tarde, en mayo, el ruiseñor canta noche y día, con especial brío en los crepúsculos matutino y vespertino.

El ruiseñor jóven debe aprender el canto, pero para ello les basta con un pequeño estímulo, recibido en una época receptiva que sigue a sus primeros vuelos; es decir, les basta con oír unas cuantas melodías de la boca de un cantor adulto. Cuando un ruiseñor dotado de unas cualidades canoras excepcionales deja oír su voz en una zona determinada, automáticamente mejora el nivel de canto de los ruiseñores de aquel ambiente. Al revés, cuando muere el mejor de los cantores, la nueva generación pierde calidad. En el este y en el sur existen ruiseñores muy activos pero de escaso arte canoro; en algunos lugares sólo saben una canción monótona, que interpretan, eso sí, con extraordinaria potencia.

La hembra de ruiseñor construye su nido en matorrales a la sombra de los árboles, normalmente oculto bajo montones de hojarasca; es raro que lo haga sobre el suelo o incluso a la altura del pecho, en enredaderas de hiedra.

En mayo tiene lugar la puesta de 5 a 6 huevos de color verde oliva. En la segunda mitad de junio los polluelos saltan fuera del nido, después de haber permanecido en él unos 11 ó 12 días. Hasta la muda otoñal, llevan el plumaje pardo, noteado de los inmaturos.

A finales de verano el ruiseñor vive de forma discreta en el monte bajo, por lo que su partida en dirección sur a finales de agosto o principios de septienbre pasa desapercibida, a no ser que un macho joven haga ya sus primeros ensayos de canto en el mes de agosto.

El canto del ruiseñor

Casi podría decirse que el ruiseñor tiene dos formas de cantar, con diferencias a veces muy subjetivas. Normalmente canta tanto de día como de noche con vigor, sobre todo al amanecer y por la tarde. Su voz es entonces fuerte y sonora, con gran riqueza de notas líquidas y musicales y muy persistente, interrumpiéndose sólo por unos pocos segundos. A partir de la segunda decena de junio el canto nocturno es menos vigoroso, más suave, más sostenido y, si se quiere, de mayor riqueza. Los machos adultos tratan de enseñar a los jóvenes volanderos en los últimos días del mes de junio los secretos de tanta riqueza vocal. Los últimos comienzan a repetir muchas estrofas y así se explica que, en un territorio ribereño donde positivamente sólo una pareja de ruiseñores está establecida, se escuchen a la vez varios, en especial en las primeras horas de la madrugada.

Siguiendo a Tucker (1940), el canto del ruiseñor es notable por su riqueza y variedad y por el extraordinario vigor en su emisión. La sucesión repetida de frases, que duran cada una de 2 a 5 segundos, le colocan a la cabeza de los cantores de la campiña. Casi todas las estrofas son repeticiones de una sola nota o combinaciones de ella, contrastando muchas veces con la introducción de otra u otras dos inesperadamente en el conjunto del canto, pero más a menudo al final de una frase. La mayoría de las notas emitidas por el ruiseñor son fuertes y claras, muy liquidas y de gran riqueza y sentido musical, guardando un verdadero ritmo y tan pronto recuerdan a un suave burbujeo, como se elevan aflautadas y se repiten hasta parecer que el pájaro casi va a perder la respiración. Las notas más sorprendentes son siempre el rápido y alto ¡¡choki-chokichoki…!! y el aflautado y altísimo ¡¡píu-píupíu…!! repetido con lentitud en un magnífico crescendo.

Migraciones del ruiseñor

El Ruiseñor Común es una típica especie migradora que inverna en Africa y que llega a este Continente volando en un amplio frente que va desde Cabo San Vicente (Portugal) hasta el Mar Rojo. Los primeros en pasar a través de Iberia se notan en julio, pero hay confusión con poblaciones locales y la mayoría están en plena muda del plumaje, tanto jóvenes como adultos. Mayor contingente se ve a partir del día 10 de agosto. Los últimos días de este mes y septiembre registran el paso mayor. Curiosamente en algunas zonas de la costa Cantábrica el paso otoñal es escaso. No así en ambos extremos de los Pirineos. Los ruiseñores parecen tener cierta tendencia a volar hacia el sudoeste Ibérico y el mayor contingente parece hacerlo por debajo de una línea imaginaria que uniría Bilbao con Salamanca. No obstante, no son pocos los que se observan en la costa Cantábrica y muchos se posan en los buques que navegan por el Golfo de Vizcaya. Mead (1975) lo registra diariamente, en no escaso numero, en Distriz (Lugo) desde la última decena de agosto, algunos nativos de la región y la mayoría migrantes; la misma o parecida situación se presenta en Tras-os-Montes (Portugal) y ya más al Sur, dentro también del vecino país, en Golega (Ribatejo) la concentración de migrantes es mayor y están presentes diariamente no menos de 10 individuos, aparte de una notable población nativa. En los arbustos y matorrales de la costa portuguesa del Algarve la concentración en septiembre de ruiseñores es grande. El vuelo sobre el Atlántico y su llegada a tierras marroquíes, o costeando hacia el Sur, es realmente dramático. (Vaughan, 1961; Walter, 1969; Bannerman, 1954). Muchos perecen en las garras del Halcón de Eleonora. Walter recogió en la colonia de estas aves de la isla de Mogador (Costa occidental de Marruecos) los restos pertenecientes a 301 ruiseñores entre el 23 de agosto y el 21 de septiembre. También Bannerrnan expone la misma situación mucho más al Sur, citando la recogida de dos ruiseñores recientemente muertos en Roque del Este (norte de Lanzarote) por el mismo Halcón. Para Balsac y Mayaud (1962), la migración postnupcial en Marruecos pasa casi desapercibida, aún conociendo los datos de Vaughan para Mogador del 18 al 27 de agosto. En octubre solamente se ven en Marruecos y, en general, en todo el norte africano esporádicos ruiseñores. Tampoco Pineau y GÍraud-Audine (1974-1975) lo citan en paso otoñal por el noroeste de Marruecos. Esto sorprende y hace pensar en vuelo muy costero, lo que indudablemente es habitual en esta especie. El primer ruiseñor que llegan a Mauritania lo hacen en los iniciales días de octubre y se ven precisamente en la costa. Ante la gran cantidad de ruiseñores que se observan por todas partes en la mitad Sur de Iberia en el mes de septiembre y la escasez de datos procedentes de Marruecos y norte del Sahara, hay forzosamente que pensar también en un sobrevuelo del norte de Africa. Esto no sería difícil en una especie que como el ruiseñor gana en peso más de la media normal para aves migradoras. Se ha comprobado (Clafton, 1971) cómo alguno, en los primeros 11 días de septiembre, pasó de pesar 22,7 gr. a 34,8 gr., una cifra realmente sorprendente, pero que puede capacitar a este pájaro para muy largas travesías sin escala. Su paso a través de Baleares es bien conocido y se acusa ya en los últimos días de agosto en Mallorca y, sin duda, en las demás islas.

Hábitos y comportamiento

Más oído que visto, el Ruiseñor Común es un pájaro escondedizo que, sin embargo, no es tímido y cuando canta lo puede hacer al descubierto y permitir la aproximación del observador a pocos metros de su posadero. Se mueve ágilmente por entre la vegetación arbustiva baja y, al aparecer al descubierto, pronto llama la atención su forma de llevar las alas, ligeramente caídas. Muy a menudo no se aleja del suelo y anda por él entre las hojas buscando insectos y larvas. Si no presiente peligro, sale del matorral y salta por el suelo, pero cualquier movimiento o ruido le hacen esconderse. Al posarse en una rama cerca del suelo, sus actitudes recuerdan mucho al Petirrojo. Normalmente suele ladear la cabeza, si descubre algún insecto, antes de lanzarse con rapidez a su captura. Cuando se puede observar al descubierto, corriendo a saltos por el suelo, recuerda muchas veces una combinación de actitudes del Zorzal Común y del Acentor Común. Como aquél va saltando por espacio de un metro rápidamente para quedarse a continuación quieto mirando al suelo, mientras sacude las alas y la cola. Esta también la suele levantar casi en vertical y extender en abanico. Casi siempre se le observa solitario y normalmente es el macho el que se descubre. Las hembras de ruiseñor son mucho más discretas. Sin embargo, en migración parecen gregarios y, aunque se asegura que en sus vuelos nocturnos de o para Africa viajan en pequeños grupos, la realidad es que en determinadas zonas bien conocidas por algunos ornitólogos y por antiguos pajareros, cualquier mañana de abril puede depararnos la sorpresa de ver en sólo 100 metros de arbustos y matorral no menos de 50 a 80 ruiseñores.

El ruiseñor en la cultura popular

En las tradiciones populares, el ruiseñor anuncia la primavera, es el pájaro del mes de mayo, pero es también y sobre todo el símbolo del amor. El condado de Niza (Francia) conservó a su Ruiseñor que vuela en los bordes tradicionales y las rondas de mayo, cuyo tema inspiró a Chaikovski para su Humoresque opus 10-2. Es reconocida la genial “Oda a un Ruiseñor” del escritor John Keats.

Ruiseñor3.jpg  Ruiseñor Ruise C3 B1or3

Bibliografía

http://www.pajaricos.es/r/r1/ruisenorcomun.htm

http://www.faunaiberica.org/?page=ruisenor-comun

http://www.pajaricos.es/mas/masruisenorcomun.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Ruise%C3%B1or