Jerbo.jpg Jerbo Jerbo 335px Jerbo

El jerbo es similar a otros roedores saltarines como los jerboas, y las ratas canguro, pero su tamaño, cuerpo, extremidades y movimientos para saltar no son tan exagerados. Se dice que están entre los roedores pequeños de movimientos más graciosos.

Esta sección está especialmente dedicada a aquellos que tienen como mascota a un pariente de nuestro: EL JERBO. Aquí trato de contaros cosillas sobre ellos, todo a nivel general y siempre con la intención de fomentar el buen trato a los animales y de alguna forma, ayudar a aquel que esté un poco despistadillo y tenga alguna duda relacionada con su mascota.

Distribución

El jerbo es un pequeño mamífero típico de las remotas regiones áridas de Asia, África y Europa oriental.

Subespecies

Jerbos de mongolia

Las referencias más recientes sitúan a los jerbos en la familia Cricetidae, a la que pertenecen también los hamsters. Todos los verdaderos jerbos pertenecen a la subfamilia Gerbíllinae, que se compone de unos diez géneros y un total de unas 40 especies que difieren sólo ligeramente en tamaño y aspecto.

La especie más fácil de conseguir actualmente es el jerbo de Mongolia, originario del noreste de China y del este de Mongolia. En este libro supondremos que la palabra “jerbo” se refiere al “jerbo de Mongolia”.

En el árbol de la familia de los animales, los jerbos domésticos son miembros del orden Rodentia, suborden Myomorpha, superfamilia Muroidea, familia Cricetidae, subfamilia Gerbillinae, género Meriones, y especie unguiculatus. Así, para designar al jerbo de Mongolia se emplea el nombre científico Meriones unguículatus. Meriones era un guerrero griego que usaba un yelmo decorado con colmillos de jabalí; unguiculatus viene de una palabra latina que significa uñas. Este concepto de “dientes y uñas”, parece muy poco apropiado para un animalito tan pequeño y simpático.

Los jerbos maduros son más pequeños que las ratas pero mayores que los ratones. Tienen unos diez centímetros de longitud, con una cola peluda de aproximadamente la misma longitud. Su peso no suele superar los 120 gramos.

El pelaje de su lomo y cola es de color canela o marrón rojizo, con las puntas negras y una pelusa gris. La parte inferior del cuerpo es de color gris claro o blanco crema. La cabeza es más ancha y menos alargada, y con orejas menos prominentes que las de la rata o el ratón. Los ojos son grandes, oscuros y ligeramente salidos. Las patas traseras son alargadas y las delanteras son relativamente pequeñas; cada pie tiene cinco dedos con uñas largas y delgadas.

Así, el jerbo se ha desarrollado con un colorido que lo protege en el desierto y con sus extremidades adaptadas para estar de pie, y para saltar, excavar, sentarse, deslizarse o dar brincos. Su aspecto general, colorido, posturas y acciones son similares a los de algunas ardillas.

El jerbo en la investigación

Los jerbos fueron llevados por primera vez a Estados Unidos por el Dr. Victor Schwentker en 1954. Desde entonces ha habido un creciente interés científico en estos animales debido a sus únicas características y susceptibilidades, además de lo fácil que resulta cuidarlos, de su buen carácter y de otros factores.

El jerbo puede vivir normalmente con muy poca agua para beber. La tolerancia al calor y la regulación de la temperatura del cuerpo del jerbo son muy superiores a las de la mayor parte de los demás animales del desierto. Cuando se les proporciona una dieta rica en grasas, se ajustan fácilmente a altos niveles de colesterol, que están relacionados con los trastornos circulatorios y cardiacos en los seres humanos.

Además, los jerbos tienen una resistencia a las radiaciones relativamente alta. Poseen una insólita glándula abdominal que parece protegerles.

En psicología y en investigación sobre el comportamiento, los jerbos resultan superiores a algunas ratas en algunos experimentos, y su naturaleza dócil los ha hecho populares para el tratamiento de algunos niños con problemas emocionales.

El jerbo como mascota

Después de ganarse el nombre de “gentiles jerbos”, en el laboratorio, fue casi inevitable que entraran en el mundo de los animales de compañía. Hacia 1965, gracias a apariciones en TV, artículos de prensa, interés en las escuelas y simples comunicaciones personales, los jerbos pasaron a ser animales de compañía bien establecidos y muy populares.

Éstos no son animales regalones, pero parece que disfrutan al ser manipulados y no muerden a menos que se les maltrate. Su amistosidad, curiosidad, expresiones inteligentes y movimientos rápidos, como de ardilla, resultan fascinantes tanto para los adultos como para los niños.

Los jerbos tienen necesidades de alojamiento, comida y agua que resultan fáciles de safisfacer. Se los puede dejar sin atención durante días, siempre que dispongan de agua y comida. Son limpios, inodoros, y fáciles de mantener así. Son sanos y resistentes.

El clima no es un problema si se puede mantener la temperatura dentro de unos límites razonables. No hay hibernación en invierno ni se adormecen en verano, y los jerbos están activos durante el día y la noche, alternan periodos de actividad con periodos de sueño. Son escapistas profesionales, pero si llegan a poder escaparse (cosa que se puede evitar facilmente), resulta relativamente fácil recapturarlos.

Los jerbos son animales muy socibles, por tanto deben tenerse por parejas o clanes. Si no se quiere criar o cuando se quiere dejar de hacerlo (ya que pueden tener muchas crias en poco tiempo) basta con separar por sexos o tenerlos por parejas del mismo sexo.

Los atributos generales del jerbo indican que puede ser un animal adecuado para estar prácticamente en cualquier tipo de casa -urbana, de campo, o suburbana.

Jerbo2.png Jerbo Jerbo Jerbo2

Bibliografía

http://www.peluzzo.com/jerbo/jerbo1.htm

Animales parecidos