Murciegalo.jpg  Murciélago 335px Murciegalo

El murciélago (Chiroptera) es el único mamífero volador. Las alas del murciélago son amplias expansiones de piel (patagio), sustentada por sus patas anteriores, alargadas como varillas de paraguas, y unida al cuerpo a lo largo de los costados y la superficie externa de las patas posteriores. Las alas del murciélago facilitan la pérdida de calor y humedad por parte del animal, lo que tiene importantes implicaciones en su biología.

Distribución

El murciélago está distribuido por todo el mundo, excepto en las zonas árticas y en ciertas islas oceánicas. Todos los megamurciélagos y algunas familias de los micromurciélagos se encuentran sólo en el continente americano, y algunas otras familias tienen una distribución mundial. Se cree que los murciélagos se originaron en un clima cálido, probablemente en el periodo geológico conocido como eoceno. El epicentro de su distribución, donde además son más abundantes, sigue situado en las áreas tropicales y subtropicales. Algunos miembros de cuatro familias de micromurciélagos viven en zonas templadas, y sólo dos familias llegan a desplazarse hasta regiones subárticas durante la estación veraniega. Es fácil comprobar que disminuye el número de especies según nos desplazamos desde el Ecuador hacia los polos.

Vuelo y ecolocación

El vuelo verdadero en los vertebrados vivos está limitado a los murciélagos y a las aves; sin embargo, a diferencia de muchas aves, los murciélagos pueden volar a velocidades relativamente lentas con gran maniobrabilidad. El ala del murciélago es una membrana delgada denominada patagio que está sostenida por el alargamiento de los huesos de la extremidad anterior, en concreto por el antebrazo y el segundo dedo, en su borde delantero, y por los dedos tercero, cuarto y quinto, en su borde trasero. La unión del patagio con el cuerpo se realiza a lo largo de la línea media del tronco y en varias especies se extiende entre ambas extremidades posteriores y la cola. El dedo primero o dedo pulgar de la extremidad anterior es el único que está libre y, al igual que los dedos de los pies, tiene uña.

Todos los micromurciélagos poseen un mecanismo que les permite volar y, en el caso de las especies insectívoras, también les permite localizar a sus presas sin necesidad de usar el sentido de la vista o del olfato: es la ecolocación. Ésta consiste en la emisión de sonidos de alta frecuencia (ultrasonidos), que después de chocar con los objetos, se reflejan a modo de eco y son captados por las orejas del murciélago. Al igual que el sonar, este sistema los capacita para conocer la posición, la distancia relativa e incluso el tipo de objetos que hay al alrededor del murciélago. El murciélago, de esta manera, puede volar en total oscuridad, y podría afirmarse que es capaz de ver acústicamente. Las señales emitidas tienen una frecuencia y una modulación características en cada especie. Los pulsos de sonido son generados en la laringe del animal y, según la especie, son emitidos por la boca o por los orificios nasales.

A diferencia de los micromurciélagos, los megamurciélagos emplean la visión para orientarse y localizar a sus presas (un único género ha desarrollado un mecanismo de ecolocación que utiliza sólo cuando vuela en total oscuridad). Los ojos de los megamurciélagos están más desarrollados que los de los micromurciélagos y, en general, ningún murciélago está completamente ciego; incluso los micromurciélagos pueden utilizar como señales durante el vuelo objetos muy visibles del terreno para regresar a su refugio.

Comportamiento

La mayoría de los micromurciélagos son nocturnos. Durante el día descansan en lugares muy variados como cuevas, grietas, agujeros de los árboles, follaje, lugares escondidos debajo de las rocas y edificios. Pueden descansar incluso en sitios expuestos a la intemperie; algunos megamurciélagos se cuelgan cabeza abajo de las ramas de los árboles formando concentraciones enormes de individuos. Los hábitos nocturnos de los murciélagos les proporcionan muchas ventajas ya que apenas tienen competencia por el alimento, la probabilidad de ser atacados es pequeña, y además, sus actividad nocturnas o crespuscular les protege contra el sobrecalentamiento y la deshidratación; este último punto es de especial importancia para los murciélagos debido a la superficie de la piel tan extensa que poseen en comparación con su tamaño.

Algunas especies de murciélago son solitarias, pero la mayoría son gregarias, y los grupos pueden variar desde aquellos que constan de un macho con una docena o más hembras, hasta las concentraciones compuestas de muchos miles o incluso millones de individuos. En determinadas especies, la composición de grupo puede variar a lo largo de las estaciones y mostrar una segregación sexual entre los individuos, es decir, una variación en la proporción de hembras y machos existentes. Es también muy común que una misma cueva de cobijo a varias especies diferentes.

Se sabe que algunos murciélagos realizan migraciones y determinadas especies que viven en la zona templada pueden llegar a volar distancias de 1.600 km entre sus cuarteles de verano y de invierno. Otras especies realizan desplazamientos diarios entre los lugares de descanso y de alimentación (hasta 40 km de distancia), pero en general, éstos no son muy largos.

En cuanto a la alimentación del murciélago, gran parte de los micromurciélagos son insectívoros y están perfectamente capacitados para capturar sus presas en vuelo o localizarlas cuando están posadas; por el contrario, la mayoría de los megamurciélagos y muchas especies de murciélagos de nariz de herradura de América tropical (también llamados rinolofos debido a los pliegues de la piel dirigidos hacia arriba que poseen en la nariz), son frugívoros. Además, en ambos grupos hay especies que se alimentan de partes de la flor o que extraen el néctar de éstas por medio de sus lenguas alargadas, con lo que permiten que se lleve a cabo el proceso de polinización cruzada de las plantas. Algunos de los rinolofos de mayor tamaño, y otras especies de una familia euroasiática, son omnívoros; éstos, además de consumir insectos y frutas, atacan a pequeños anfibios, lagartos, pájaros, ratones e incluso a otros murciélagos. Los verdaderos vampiros, que habitan en los trópicos americanos, están estrechamente emparentados con los rinolofos y subsisten gracias a la sangre que lamen de las heridas que ellos mismos infligen a animales de sangre caliente como son: las gallinas, el ganado vacuno, los caballos, los cerdos y, ocasionalmente, los seres humanos. Por último, hay al menos tres especies de murciélagos que completan su dieta con peces cuando los capturan según vuelan a ras de la superficie del agua.

Hibernación del murciélago

Entran en estado de hibernación con más rapidez y facilidad que cualquier otro mamífero; los murciélagos se suelen conservar vivos en los laboratorios en el interior de frigoríficos. En cuanto es colocado en uno, el murciélago hace descender la temperatura de su cuerpo y entra en estado latente.

Los latidos de su corazón disminuyen de 180 a 3 por minuto y sus movimientos respiratorios pasan de 8 por segundo en actividad a 8 por minuto en reposo. Si han acumulado suficiente grasa, como generalmente hacen desde principios de otoño al comenzar a prepararse para la hibernación, puede sobrevivir durante muchos meses a temperaturas frías, sin la necesidad de alimentarse durante ese periodo.

Reproducción

Los animales forman con frecuencia nidos para la cría, con muchas hembras dando a luz en la misma área, que puede ser una cueva, un hueco en un árbol, o una cavidad en un edificio. Las madres presentan dos glándulas mamarias en el pecho y en los hombros. La madre cría a los recién nacidos en solitario.

Un murciélago recién nacido puede colgar de la madre y ser transportado, aunque pronto se vuelven demasiado grandes para esto. La habilidad para volar es congénita, pero al nacer las alas son muy pequeñas para lograrlo.

Especies

Existen más de 1000 especies de murciélago y sólo faltan en los casquetes polares y en las islas oceánicas más apartadas. En la península Ibérica, a las 25 especies conocidas hasta hace pocos años se han unido otra 3 descubiertas recientemente (Myotis alcathoe, Plecotus macrobullaris, Pipistrellus pygmaeus), y es muy posible que el número crezca gracias a los estudios genéticos en curso. Se reparten en 4 familias: Vespertilionidae (22 especies), Rhinolophidae (4 especies), Miniopteridae (1 especie) y Molossidae (1 especie). En la Sª de Baza está presentes todas las familias, con 11 especies catalogadas hasta ahora, en una lista que no está cerrada:

Familia Rhinolophidae:

  • Rinolofo grande o murciélago grande herradura (Rhinolophus ferrumequinum)
  • Rinolofo pequeño o murciélago pequeño de herradura (Rhinolophus hipposideros)
  • Rinolofo mediterráneo o murciélago mediterráneo de herradura (Rhinolophus euryale)

Familia Vespertilionidae:

  • Murciélago ratonero pardo (Myotis emarginata)
  • Murciélago ratonero gris (Myotis nattereri)
  • Murciélago ratonero grande (Myotis myotis)
  • Murciélago enano y murciélago de Cabrera (Pipistrellus pipistrellus / Pipistrellus pygmaeus)
  • Murciélago de montaña (Hypsugo savii)
  • Murciélago orejudo gris (Plecotus austriacus)
  • Murciélago de bosque (Barbastella barbastellus)

Familia Miniopteridae:

  • Murciélago de cueva (Miniopterus schreibersii)

Fotos

Murciegalo1.jpg  Murciélago 400px Murciegalo1

Bibliografía

http://es.wikipedia.org/wiki/Murcielago

http://www.sierradebaza.org/Fichas_fauna/introduccion_murcielagos.htm

http://es.encarta.msn.com/encyclopedia_761557637/Murciélago.html

 

 

 

Foro de mamíferos – Preguntas y Respuestas

Este foro contiene 132 temas y 603 respuestas y lo actualizó  terminator hace 4 semanas, 1 día.

    • Foro
    • Temas
    • Mensajes
    • Último mensaje
Viendo 10 debates - del 1 al 10 (de un total de 127)
Viendo 10 debates - del 1 al 10 (de un total de 127)
Crear tema nuevo en “Otros Mamíferos”
Tu información:





86 + = 90