Geckoleopardo.jpg Geckos Leopardo Geckos Leopardo 340px Geckoleopardo

Los Geckos Leopardo son originarios de la zona geográfica que se tiende desde Irán hasta el Norte de la India, pasando por el Pakistán y Afganistán. Este animal de nombre científico, Eublepharis macularius, es uno de los más populares de su familia, debido a su bella coloración de tonos dorados, negros y blancos, y su temperamento distinto. Pro es la vivacidad en la mirada que le ofrece el nombre “eublephar” que en latín significa párpado.

Características

Geckoleopardo2.jpg Geckos Leopardo Geckos Leopardo Geckoleopardo2

Animal perteneciente a la familia de los Geckónidos, genero Eublepharis. La talla de este reptil cuando es adulto ronda entre los 25 y 30 cm. de punta de hocico a punta de cola. El cuerpo de este reptil está cubierto de una piel fina y granulada, que le da al animal un aspecto aterciopelado. Los miembros acaban en dedos pequeños sin discos adhesivos. La cola se estrecha en la raíz y se ensancha a partir de ésta acabando de forma puntiaguda. El grosor y tamaño de la cola, que es una reserva de grasas para el animal, nos indica el estado de nutrición en que está nuestra mascota. La cola rota se vuelve a regenerar pero pierde los colores de la primitiva y deja de ser tan llamativa.

Este guecko tiene un color amarillo pardusco. Presenta un dibujo a base de manchas redondeadas, unas muy unidas a las otras, de color negro pardusco hasta negruzco. Los individuos jóvenes presentan una espectacular coloración a base de anchas franjas de color pardusco sobre fondo claro. Esta librea desaparece conforme el animal va alcanzando su madurez.

A ambos lados de la cabeza se observan dos franjas onduladas desde la punta del hocico hasta la parte posterior de la cabeza, interrumpidas por el ojo y el tímpano. La cabeza es alargada y puntiaguda, ensanchándose en la región de las sienes. Los ojos están provistos de párpados bien desarrollados con una pupila vertical.

Alimentaciones

El gecko leopardo es un animal prácticamente insectívoro dando buena cuenta de los grillos, langostas, gusanos de seda, saltamontes,….

Pueden ofrecérseles Zophobas, tenebrios, galleria pero orientando esta ultima alimentación como puntual ya que son gusanos con importantes cantidades de grasa.

Suele darse el caso en esta especie si abusamos de estas “golosinas” de ver una especie de pelota regurgitada por lo indigesto de la quitina avisándonos de lo inadecuado de esta practica siendo esporádicamente un buen recurso.

Langosta

El Eublepharis es un cazador consumado y rara es la presa que consigue huir de su persecución y ataque, aun así no mostrara ningún interés por presas que no se muevan incluso dándose el caso de no querer saber nada de insectos que en un momento dado se queden paralizados.

Dispondremos de un recipiente pequeño y con poca profundidad para que siempre tengan a su disposición agua aunque la pulverización a veces suele ser suficiente,

En verano pulverizaremos cada día el terrario y en invierno si el ambiente no es demasiado seco una vez cada dos días.

Normalmente el aporte alimentario que ofrecemos en forma de insectos no suele tener el total de minerales y vitaminas que requiere el organismo del gecko por lo que daremos a diario calcio puro espolvoreado en los insectos y un par de veces a la semana vitaminas espolvoreadas en los insecto o diluida en el agua.

Carácter o temperamento del gecko leopardo

La mayoría de los Geckos es conocida por su agresividad y difícilmente establecen una buena relación con el hombre. Pero los Geckos Leopardo tienen un comportamiento bastante amigable y pueden ser fácilmente manoseados cuando ya son adultos. Los más jóvenes tienen un comportamiento más defensivo y producen ruidos raros, que es una reacción innata al peligro. Sin embargo, la mordida del Gecko Leopardo es inofensiva.

En los primeros días de cautiverio hay que tener paciencia para facilitar la adaptación del Gecko a su dueño. Por ejemplo, hay que aproximarse las manos del Gecko cuando se le da la comida, para que la mascota se acostumbre con las caricias y pueda sentirse a gusto en las manos.

Estos Geckos tienen hábitos predominantemente nocturnos, permaneciendo durante el día a resguardo en su refugio y saliendo durante la noche para buscar a sus presas. Observarlos en esta actividad puede ser una tarea bastante gratificante. Camina estirando las patas y separando el cuerpo del suelo, provocando un movimiento muy peculiar. Su mirada curiosa, viva y alerta aumenta de interés cuando avista a su presa.

Subespecies o mutaciones

Normal: La fase primitiva u original que es de la que parten todas las demás siendo su color base un amarillo más o menos intenso con puntos negros distribuidos a lo largo del cuerpo.

High yellow: Probablemente la primera fase creada a partir de cruces selectos con un predominio del amarillo como su nombre indica.

Geckoamarillo.jpg Geckos Leopardo Geckos Leopardo Geckoamarillo

Pastel: En esta fase lo que se ha perseguido y conseguido es la total desaparición del negro en su coloración sustituyéndola por tonos mas claros o pasteles.

Selva (Jungle): Una fase con rayas y líneas quebradas es el denominador común de este patron.Es una fase que al tener unos diseños poco claros no aseguran que los progenitores obtengan una descendencia clara de la fase “selva”.

Geckoselva.jpg Geckos Leopardo Geckos Leopardo Geckoselva

Nieve (Snow): Nos encontramos, haciendo gala de su nombre a la coloración más selectiva o extrema de los geckos predominando el blanco en todo el ejemplar, no obstante en la etapa adulta es posible que desarrollen un tono amarillento.

Ventisca (Blizzard): Nos hallamos ante el verdadero Eublepharis macularius “leucistico” puro, hay quien lo denomina también “plátano”.

Geckoventisca.jpg Geckos Leopardo Geckos Leopardo Geckoventisca

En cautividad: terrario

El terrario debe ser más largo que alto porque los Geckos Leopardo no son escaladores. Para comenzar con uno o dos Gecko juveniles es suficiente un terrario mas o menos de 1m/0.5m/0.5m (largo/ancho/alto) como medidas mínimas. Todo terrario debe tener una buena ventilación.

Hay una gran variedad de sustratos que podemos utilizar para la nueva habitación de esta mascota. Lo más importante del sustrato es que no sea toxico, no tenga bordes cortantes y que no se atragante cuando al cazar se meta algo en la boca. Se recomienda usar papel de cocina, de periódico o papel higiénico. También se puede optar por arena normal o sustratos hechos con fibras de madera (atención que no cedro y el pino resultan tóxicos para el Gecko).

El Gecko Leopardo no posee ventosas en las patas como la mayoría de las especies Gecko, por esto hay que instalar algunos elementos decorativos en el terrario como ramas que permitan al animal trepar. Vea que las ramas tienen capacidad para suportar el peso del animal. También se podrán poner algunos escondites como rocas y pequeñas plantas para que el reptil se pueda recoger en los momentos de estrés, para dormir y para hacer la digestión. Deben de ser de un material resistente y que no se desplome encima del animal.

La temperatura ambiente diurna debe estar entre los 21ºC y los 26ºC y la nocturna entre los 16ºC y los 21ºC. Estas temperaturas pueden conseguirse fácilmente a través de una bombilla específica para Reptiles, a colocar en la cumbre y de un calentador propio para dos tersos del hondo del terrario. Para controlar los niveles de la temperatura y del calentador, mejor que se use un termómetro.

Curiosidades y cuidados

En buenas condiciones de salud y alimentación, el Gecko Leopardo puede atingir 20 cm (cola incluida) y vivir de seis a dieciocho años. En la madurez, pierde la cola y le nace una nueva. Se puede distinguir ambos sexos ya que los machos presentan poros preanales, característica esta que no se encuentra presente en las hembras.

En primavera la hembra realiza 3 ó 4 puestas de 1 a 3 huevos. Su cáscara es muy frágil. Los huevos son depositados en un agujero escarbado por la hembra en la arena. A los tres o cuatro meses los huevos eclosionaran, dando lugar a las crías que crecerán rápidamente. Deberemos cambiar de alojamiento a los jóvenes Geckos para evitar que estos sean devorados por sus progenitores.

Uno de los mayores problemas de salud de los Geckos es la Osteoporosis, el sistemático enflaquecimiento de los huesos, que puede ser causado por un deficiente suplemento de calcio. Es totalmente obligatorio que los insectos ofrecidos a nuestros Reptiles sean espolvoreados con algún suplemento de calcio (cuanto menor sea la cantidad de fósforo en el suplemento mejor). Los signos que denotan la falta de este mineral son: letargo, debilidad, movimiento lento o con signos de dolor, mandíbula reblandecida y extremidades anormales. Ante los signos de esta enfermedad has de incrementar la dosis de calcio pero sin pasarse ya que un exceso de calcio podría producir la mineralización de los órganos del reptil.

Otra cuestión a tener en atención es infección de las vías respiratorias. Esto puede pasar si el Gecko no está en un ambiente suficientemente caliente. Los Geckos pueden padecer de gastroenteritis debidas a infecciones bacterianas. Los síntomas son una importante perdida de peso y la aparición de grillos no digeridos cerca de las heces. Otros síntomas pueden ser letargo, anorexia, heces más húmedas de lo normal o incluso con rastros de sangre.

Este siempre atento a la potencial presencia de parásitas, ya que estos son los principales causadores de la propagación de enfermedades y infecciones. En casos de enfermedad recorra inmediatamente a un veterinario, porque debido a la sensibilidad de estas mascotas, una molestia mal tratada puede conducirlas a la muerte.

Bibliografía

http://www.vivapets.es/raza/gecko_leopardo/121

http://www.geckos.es/eublepharis.htm

Animales parecidos

Iguana
Dragón barbudo
Dragón de komodo
Escinco argelino
Dragón de agua chino
Lución
Salamanquesa rosada
Salamanquesa común
Perenquén majorero
Perenquén de Boettger
Perenquén de Delalande
Eslizón ibérico
Eslizón tridáctilo ibérico
Lisneja
Lisa grancanaria
Lisa dorada
Lisa de Salvador
Lagarto ocelado
Lagarto verdinegro
Lagarto verde occidental
Lagarto ágil
Lagartija serrana
Lagartija carpetana
Lagartija batueca
Lagartija leonesa
Lagartija pirenaica
Lagartija aranesa
Lagartija pallaresa
Lagartija de Bocage
Lagartija de Carbonell
Lagartija andaluza
Lagartija colirroja
Lagartija de Valverde
Lagartija colilarga
Lagartija cenicienta
Lagartija de Edwards
Lagartija de Marruecos
Lagartija balear
Lagartija de las Pitiusas
Lagartija italiana
Lagarto atlántico
Lagarto gigante de Gran Canaria
Lagarto pequeño de las Canarias
Lagarto gigante de El Hierro
Lagarto tizón
Lagarto canario moteado
Lagarto gigante de La Gomera
Lagarto gigante de La Palma
Iguana Verde