Pitoncalbar.jpg Pitón de calabar Pitón de calabar 360px Pitoncalbar

Los africanos suelen llamar a Calabaria reinhardtii (Schlegel, 1851) “pitón enterradora”, aunque recibe muchos otros nombres, en la mayoría de los cuales participa la palabra pitón. Sin embargo, como veremos más adelante, actualmente la relación de esta especie con otras de la subfamilia Pythoninae es objeto de controversia entre los herpetólogos.

En Nigeria los Efik, etnia dominante en el sudeste del país, llaman a esta serpiente iwod iba. En inglés macarrónico recibe el nombre de “serpiente de dos cabezas” y “serpiente arco iris” (LUISELLI, com. pers.). En Camerún esta singular serpiente es bien conocida; las gentes creen que hace que las muchachas queden en cinta. El nombre del genero, Calabaria, proviene de Calabar, una activa ciudad portuaria del sudeste de Nigeria próxima a la desembocadura del río Calabar en el estuario del río Cross. En la actualidad Calabar es la capital del estado del río Cross. Históricamente la antigua Calabar era un importante enclave comercial y fue uno de los primeros lugares donde se entró en contacto con los europeos. La ciudad creció durante el siglo XIX como centro del comercio del aceite de palma.

Características

Calabaria reinhardtii es una serpiente fuera de lo normal con el cuerpo, la cabeza y la cola de forma cilíndrica y un diámetro bastante uniforme. La cabeza es pequeña y no se distingue del cuerpo, pareciéndose a la cola. Los ojos son diminutos y las pupilas verticales y de igual color que las escamas circundantes. La boca, pequeña y no adaptada para ingerir presas grandes, pasa desapercibida. No existen osetas termorreceptoras.

Las escamas son lisas y brillantes, y una prominente área rostral facilita el enterramiento. La cola es roma y muy corta. El dorso y los costados son de color pardo, pardo-rojizo o pardo-negruzco, con motas de color más claro (rojizas o amarillentas) y ocelos irregulares. Generalmente la cabeza y la cola son más oscuras. La superficie ventral es gris o parda y puede presentar algunos ocelos marrones. C. reinhardtii puede alcanzar una longitud máxima de 80-100 cm.

Distribución y hábitat

Pitoncalabaa.jpg Pitón de calabar Pitón de calabar 350px Pitoncalabaa

Calabaria reinhardtii se encuentra en el oeste de África tropical, donde se distribuye a lo largo del cinturón de selva húmeda de Congo y Liberia. Está presente en Sierra Leona, Liberia, Costa de Marfil, Ghana, Togo, Benín, Nigeria, Camerún, República Centroafricana, Guinea Ecuatorial, Gabón, Congo y la República Democrática del Congo (Zaire).

Habita en los suelos cubiertos de hojarasca de las pluviselvas tropicales y en los campos de cultivo descuidados cubiertos de matorrales y malas hierbas. En un reciente estudio realizado en el sudeste de Nigeria ANGELICI et al. (2000) encontraron a Calabaria principalmente en selvas tupidas, selvas pantanosas, calveros y zonas cultivadas, sobre todo durante la estación húmeda. En estos parajes se entierra bajo el suelo y las hojas en descomposición. También ocupa las madrigueras de pequeños mamíferos, aunque parece preferir las galerías más superficiales. Este estudio también demostró que C. reinhardtii a menudo se refugia en termiteros, en especial cerca de las zonas boscosas y durante la estación seca. También la encontraron trepando entre pequeños matorrales y ramas caídas.

En clima reinante en el rango de distribución de Calabaria se caracteriza por la alternancia entre las estaciones seca y húmeda, con la correspondiente variación térmica, aunque menos acusada. En general la estación seca va desde noviembre hasta abril, y la lluviosa de mayo a octubre. Las temperaturas suben desde octubre a febrero, siendo máximas de marzo a mayo. Evidentemente existe una cierta fluctuación, siendo generalmente las zonas más septentrionales de su área de distribución más áridas que las regiones costeras.

La mayor parte de los ejemplares importados proceden de Togo y Benín. Por ello resulta útil saber que en el norte de Benín la principal estación húmeda va de junio a octubre, mientras que en el sur del país hay dos estaciones húmedas: una desde primeros de abril a mediados de julio y otra desde mitad de septiembre a finales de octubre. En el norte la temperatura puede alcanzar 46ºC, mientras que en el sur oscila de 18-35ºC.

En todo el país los meses más tórridos van de marzo a junio. De manera similar en Togo la estación lluviosa va de mayo a octubre; en el sur hay un intervalo seco desde mediados de julio a mediados de septiembre. En Togo la canícula va desde mitad de febrero a mitad de abril.

Reproducción

Evidencias recientes indican que en libertad Calabaria generalmente tiene una frecuencia reproductiva bienal (LUISELLI et al., 2002), aunque algunas observaciones demuestran la existencia de un ciclo reproductivo anual, sobre todo en cautividad. Los ejemplares de C. reinhardtii nacidos en cautividad son raros, y casi siempre se trata de individuos nacidos de hembras que estaban grávidas al ser capturadas.

Pitoncalabarr.jpg Pitón de calabar Pitón de calabar 400px Pitoncalabarr

Los principales factores limitantes de la reproducción en cautividad han sido la incubación de los huevos y el peso corporal de las hembras. Las hembras parecen necesitar un período de aclimatación más largo que los machos, lo que probablemente se deba al mayor gasto energético que supone la ovogénesis (CHERNOFF, 2003).

Los sexos pueden distinguirse mediante sondeo cloacal, que no siempre es una tarea sencilla. En los machos la sonda se introduce en una profundidad equivalente a 10-11 escamas subcaudales, alrededor de 3 en las hembras (ROSS et al., 1990). La actividad reproductiva parece depender de ciertos factores ambientales y nutricionales. Debe simularse el ciclo estacional africano mediante la alternancia de períodos secos y húmedos como ya se ha explicado. En libertad C. reinhardtii se aparea durante la estación seca, en concreto entre noviembre y enero. STAUB (2001) también observó la cría en cautividad durante estos meses. Otro factor es la disponibilidad de alimento. Se ha notado que las hembras se alimentan muy bien durante la estación reproductiva para alcanzar un peso reproductor mínimo que debe rondar los 500 g (STAUB, 2001). Por tanto parece importante ofrecer mucho alimento durante el período de cría comprendido entre noviembre y enero. En la Tabla 4 se ofrece un resumen del esquema reproductor de C. reinhardtii. Otros factores que pueden estimular la respuesta

reproductiva son la disponibilidad de agua y de numerosos refugios y no ser molestadas en absoluto. Además el macho debe permanecer con la hembra un tiempo suficiente (STAUB, 2001); el autor considera suficiente un período de 8-12 semanas. Como ya se ha dicho la luctuación térmica parece contribuir a desencadenar la respuesta reproductiva. Sin embargo el fotoperíodo no parece ser tan determinante. Resulta muy difícil observar el cortejo y la cópula. Tras el apareamiento la hembra permanece grávida durante 110-114 días, pudiendo llegar incluso a 150 días. Durante este intervalo la mitad posterior de la hembra aumenta de diámetro a medida que los huevos se desarrollan.

La hembra suele dejar de alimentarse 1 ó 2 días antes de desovar. Es aconsejable que disponga de una caja-nido que contenga una mezcla de turba y musgo, ya que de lo contrario pondrá los huevos en una depresión húmeda del sustrato. Según STAUB (2001) el desove suele producirse entre febrero y junio, invirtiéndose una sustancial cantidad de energía en el proceso: en torno al 35-45% del peso antes del desove.

Los huevos parecen enormes aunque sólo pesen algo más de 70 g cada uno. Los neonatos sólo pesan el 40-50% de la masa original del huevo. Ello sugiere que una gran parte del huevo es sencillamente agua. La hembra deposita de 1-5 huevos (3 de media) que miden 9-1 1,5 x 3-5 cm y pesan de 65-75 g. Los huevos son muy flácidos, delgados y muy sensibles a la invasión fungida y a la podredumbre. Las hembras no parecen dispensar cuidados maternales tales como enroscarse alrededor de la puesta ni espasmos musculares que regulen la temperatura de incubación.

La incubación ha sido el principal problema de la reproducción en cautividad de C. reinhardtii. Como sustrato de incubación puede utilizarse vermiculita, pedazos de goma-espuma o un sustrato similar. A diferencia de los huevos de otras Serpientes, los huevos de Calabaria precisan de un medio de incubación relativamente seco. Algunos aficionados han sugerido una relación sustrato-agua de 2:1, aunque otros lo consideran demasiado húmedo. El autor recomienda no añadir agua al sustrato. La humedad ambiental reinante dentro de la incubadora (80-95%) proporciona ya suficiente humedad a los huevos; si el sustrato está demasiado húmedo los huevos se echan a perder. La clave para incubar con éxito los huevos de Calabaria reside en utilizar un sustrato seco y una elevada humedad ambiental. La temperatura de incubación debe oscilar de 29-31,5°C, aunque se obtienen mejores resultados con temperaturas de 30-31°C; en cualquier caso la temperatura nunca debe descender de 26°C.

Bajo estas condiciones el período de incubación suele ser de 40-48 días, aunque ocasionalmente ha sido de solo 32-34 días. Tras romper la cáscara las crías suelen permanecer en el interior del huevo durante 18-48 horas, aunque puede prolongarse a 96 horas (STAUB, 2001). Los neonatos miden 26-32 cm, pesan 18-40 g y son más coloridos que los adultos. Pronto comienzan a aceptar crías vivas de ratón, a veces solo 2 días después de la eclosión. La primera muda se produce al cabo de 2 semanas. Los neonatos deben mantenerse en un ambiente cálido y con alta humedad relativa del aire, ya que no toleran tan bien la sequedad como los adultos. Crecen relativamente deprisa, pudiendo alcanzar la madurez sexual con 3 años de edad.

Bibliografía

http://www.reptilia.net/articulos_cast/041.pdf

 

 

Foro de Pitones – Preguntas y respuestas

This forum contains 76 topics and 997 replies, and was last updated by  Wikifaunia No Topics.

Viewing 10 topics - 1 through 10 (of 76 total)
Viewing 10 topics - 1 through 10 (of 76 total)

You must be logged in to create new topics.

Animales parecidos