Tortuga de mar  Tortuga de mar Tortuga de marLos quelonioideos (Chelonioidea) son una superfamilia de tortugas que incluye las tortugas marinas. Consta de dos familias actuales, Cheloniidae y Dermochelyidae, que incluyen siete u ocho especies
  • Nombre Científico : Caretta caretta
  • Familia : Quelónidos
  • Orden : Quelonios (o testudinos)
  • Clase : Reptiles
  • Identificación : Gran tamaño, con caparazón de color pardo rojizo en forma de corazón.
  • Tamaño : Longitud cabeza – caparazón: cerca de 2 m (récord, 2,13 m); longitud caparazón: 1,25 – 1,5 m.
  • Peso : De 100 a 150 kg., pero se han encontrado ejemplares que superan la media tonelada.
  • Distribución : Mares de todo el mundo; preferentemente cálidos.
  • Hábitat : Alta mar y aguas someras.
  • Alimentación : Básicamente carnívora.
  • Reproducción : Tras una incubación de 50-70 días tiene lugar una puesta de entre 60 y 200 huevos (promedio: 100-120).

Características

  • Cabeza: Grande y ancha, al igual que el cuello, no puede esconderse dentro de caparazón. Apenas puede retraerse un poco. Posee un par de orificios (las fosas nasales) en el extremo del hocico para que el animal no tenga que sacar la cabeza por completo cuando sube a respirar a la superficie. Cuando lo hace primero expulsa el agua de las cavidades, lo que origina un par de chorritos muy característicos.
  • Ojos: Aunque permiten apreciar colores, no proporcionan una visión muy buena; al salir a la superficie segregan una sustancia protectora.
  • Pico: El pico de la tortuga marina es córneo, muy duro y cortante; está accionado por una poderosa musculatura
  • Caparazón: De característica forma alargada, está constituido por placas dérmicas óseas recubiertas de placas epidérmicas córneas. Está recubierto de placas epidérmicas córneas yuxtapuestas, lo que constituye la diferencia más notable con la tortuga carey, que la tiene imbricadas. El espaldar (concha superior) presenta cinco placas costales, es oval y de color pardorrojizo, mostrando unas rayas de color más oscuro (casi negro) que se pierden al envejecer. Sobre el caparazón es frecuente que leve algas y diversos parásitos, especialmente bellotas de mar (crustáceos del género Balanus).
  • Patas anteriores: La patas anteriores de la tortuga marina son planas, con forma de paleta o remo. Mucho mayores que las posteriores, son auténticas aletas propulsoras. Los dedos no se aprecian externamente porque, en su evolución adaptativa, se han fusionado unos con otros. Esta característica distingue a las tortugas marinas de todas las demás. También las distinguen el hecho de no poder levantarse sobre las patas para caminar en tierra. Nadan batiendo las “aletas” anteriores hacia arriba y hacia abajo como haría un ave en el aire.
  • Patas posteriores: De forma parecida a las anteriores, son mucho más pequeñas
  • Cola: Larga y gruesa, extendiéndose más allá del margen posterior del caparazón. Aunque no sea su apéndice más patente, las tortugas tienen cola, como todos los Reptiles. La existencia de la doble concha ha comportado numerosos cambios estructurales por la rigidez que confiere, pero la cola es una excepción. No esta muy claro por que no ha desaparecido por completo, pero lo cierto es que está presente y se protege bajo la concha. Tiene utilidad en taxonomía, siendo un elemento válido para distinguir varias tortugas entre sí.
  • Peto: Es la concha inferior; plana y de color amarillento.
  • Espaldar: Es la concha superior.

Reproducción

Reproducción y puesta

Como todas las tortugas marinas, la tortuga boba pasa virtualmente toda su vida en el agua. De hecho, los machos no salen nunca y las hembras sólo lo hacen para efectuar la puesta. Una vez cada dos o tres años (aunque e algunas poblaciones esta frecuencia es más irregular), normalmente de mayo a julio, machos y hembras realizan un largo viaje hasta el litoral en el que se reproducen. Al llegar frente a la playa, pueden concentrarse grandes grupos, donde los machos, más pequeños y numerosos, compiten violentamente para conseguir a las hembras. Una vez fecundada, la hembra se acerca a la orilla para inspeccionar la zona, lo cual casi siempre tiene lugar de noche.

Decidido el lugar más tranquilo y adecuado, empieza a arrastrarse lenta y fatigosamente playa arriba, dejando un profundo surco en la arena. En el punto elegido, a unas decenas de metros de la orilla (por encima de la línea de marea alta), empieza a excavar con las aletas delanteras un hoyo de más de medio metro. Mientras pone los huevos, la hembra entra en una especie de trance, y durante este tiempo es muy vulnerable, porque nada puede disuadirla de acabar su tarea, ni siquiera la presencia del hombre o de otros depredadores. Al terminar, cubre el hoy con arena y apisona el terreno para disimularlo. Completada su misión, la hembra vuelve sobre sus huellas pesadamente, deteniéndose en la misma orilla para recuperar fuerzas antes de adentrarse nuevamente en el mar. Toda esta operación, que no suele superar la media hora (l una hora como máximo), puede repetirla allí mismo hasta siete veces cada estación, a intervalos de doce-quince días.

El nacimiento

Totugamar1.jpg  Tortuga de mar Totugamar1Los huevos de la tortuga marina son esféricos, de cáscara blanda y con un diámetro de 5 cm cada uno. Nacerá una hembra si durante los dos meses largos de incubación el huevo ha estado sometido a una temperatura de unos 32°C, y si ésta ha sido cercana a los 28°C nacerá un macho. Después de romper el cascarón con el diente del extremo de la mandíbula superior, las crías, con un caparazón de más de 4 cm, nacen bien formadas, especialmente el primer par de patas. Lo primero que hacen es remover la arena para subir a la superficie, operación que les puede llevar hasta tres días. Todas las crías suelen salir de noche y con una sorprendente sincronización (así tienen más posibilidades de sobrevivir a los depredadores que sí salieran una a una).

El primer problema que tendrán será discernir dónde está el mar. Muchos biólogos creen que son atraídas por el brillo del agua, y, de hecho, algunas mueren por dirigirse hacia las luces de las carreteras. Sin embargo, parece que huyen de la oscuridad, lo que las impulsaría a dirigirse hacia el mar al alejarse de las siluetas oscuras de las dunas y la vegetación de la playa. Según esta explicación, sólo se orientarían por el brillo si no dispusieran de una clara referencia de la oscuridad. En alguna especie (como la tortuga verde) podría influir también la pendiente de la playa.

Alimentación

La dieta de la tortuga boba es básicamente carnívora: esponjas, cefalópodos, caracoles y otros moluscos, peces, crustáceos, erizos, insectos llevados por el viento, todo tipo de larvas de peces e infinidad de invertebrados. También se alimenta de plantas marinas como Zostera y Thalasia, así como de sargazos. El pico de la tortuga boba es córneo y de extraordinaria dureza, ideal en su dieta carnívora, sobre todo para capturar medusas; aunque el organismo de estas presas esté compuesto en un 98% por agua, sus membranas resultan muy nutritivas. Resguardado su esófago y estómago con una capa protectora, la tortuga ataca incluso a las urticantes y venenosas carabelas portuguesas.

Depredadores

Como ya se ha apuntado, las tortugas pueden ser capturadas incluso antes de nacer. Los huevos son codiciados por diversos animales: los cangrejos son oófago, pero no acceden a ellos tan fácilmente como los mapaches; asimismo, los varanos, los zorros e incluso los Perros asilvestrados desentierran ávidamente los huevos. Con todo, siendo importante este expolio de los nidos, la auténtica masacre todavía no ha empezado. Cuando las pequeñas tortugas asoman al exterior por primera vez, empiezan una corta pero dificultosa carrera de obstáculos antes de llegar a la orilla, ya que sus depredadores son muy numerosos: cangrejos fantasmas, chacales y otros carnívoros, gaviotas, cuervos y otras aves, diversos Reptiles, etc.

Se calcula que sólo una de cada mil tortugas consigue superar todas las pruebas y llegar a la edad de reproducción. Una vez en el mar, los depredadores se concentran en lugares donde las tortugas encuentran alimento (por ejemplo, en las concentraciones de sargazos). Así, las pequeñas tortugas pueden ser presa del pez delfín o del pez de los sargazos. Conforme adquiere peso, la tortuga se hace respetar y se convierte, a su vez, en un depredador más potente, aunque no del todo invulnerable: incluso los mayores ejemplares pueden ser atacados por los tiburones.

Sistemas de defensa

La velocidad de natación de as pequeñas tortugas es muy limitada, por lo que raramente intentan huir. Si se presenta la ocasión, suelen esconderse entre los sargazos y otros elementos flotantes, pero lo más frecuente es que se hallen sin protección alguna, por lo que, ante un potencial depredador, adoptan una estrategia muy efectiva: dejan de nadar y recogen sus extremidades. De esta forma, parecen más un objeto dando vueltas a la deriva que algo vivo que atraiga la atención, y permanecerán en esta posición hasta que pase el peligro. Cuando están suficientemente crecidas, sus potentes aletas les facilitarán una rápida huida.

Distribución

La tortuga boba se puede considerar “subcosmopolita”, ya que prácticamente se encuentra en todos los mares del mundo. Su hábitat preferido es el mar abierto, aunque también se puede ver en las zonas de poca profundidad y de menor salinidad: bahías, desembocaduras de ríos e incluso lagunas costeras. Su área de distribución va de Japón a Australia, de Canadá a Chile, de Terranova a Argentina, del Báltico y el mar del Norte a Sudáfrica, y de Kenya al extremo sur de África; además, es la única tortuga algo frecuente en el Mediterráneo.

Es más abundante en los mares cálidos, tropicales y subtropicales, pero también llega a las latitudes más altas, entrando en los océanos glaciales, aunque la temperatura del agua sea muy baja. En eso es muy parecida a la tortuga laúd, de la que se halló un ejemplar con una temperatura corporal de 18°C en unas aguas que estaban a 7,5°C. Aunque los quelonios se consideran animales de sangre fría (están condicionados por la temperatura del medio), aún está por aclarar si poseen algún sistema de termorregulación. En este sentido, algunas tortugas marinas serían comparables a los cocodrilos, que también utilizan diversas estrategias para regular su temperatura, e incluso pueden llegar a hibernar, como alguno de ellos. De hecho, aparte de la propia inercia térmica de su cuerpo, se ha comprobado que existe una regulación activa pro intercambio de calor en la unión aleta-cuerpo.

Especies

TORTUGA LAÚD: (Dermochelys coriacea) También llamada tortuga coriácea, es la única con el caparazón formado por numerosos huesos pequeño recubiertos por una piel gruesa, pero sin los típicos escudos córneos. El dorso es de color negro o marrón oscuro con manchas más claras, y el extremo caudal es afilado. Es la especie de tortuga de mayor tamaño (un récord antiguo lo poseía un ejemplar de 2,4 m de concha y 860 kg de peso); aunque hoy es raro encontrar ejemplares con espaldares que superen el metro y medio, en 1988 se capturó uno que medía más de 2 m y pesaba 759 kg. de la gran cabeza destacan sus enormes ojos y su pico ganchudo, ideal para cazar medusas -técnica en la que es una consumada especialista-, mientras que su primer par de patas se transformó en unas aletas tan grandes que pueden superar la longitud del propio caparazón.

Todavía se explota por su aceite, pero el principal peligro para esta tortuga reside en su propio régimen alimenticio: al estar especializada en comer medusas, se traga los plásticos que circulan por doquier. Aunque es una de las tortugas que está en mayor peligro de extinción, es posible encontrarla en casi cualquier rincón de los océanos de la Tierra. Parece ser la tortuga que mejor soporta las aguas frías, siendo la que mantiene más tiempo su temperatura por encima de la del entorno, por lo que puede nadar en altas latitudes y grandes profundidades (se ha comprobado que, siguiendo medusas gigantes, ha alcanzado por lo menos los 1.200 m de profundidad).

TORTUGA VERDE: (Chelonia mydas)Tiene un caparazón liso y ovalado (de hasta 1,6 m) con forma de corazón, y presenta cuatro placas costales a cada lado. El dorso es de color pardo marrón o verde oliva (de ahí su nombre) con manchas oscuras, y su peso máximo registrado es de 187 kg. Las hembras recorren más de 3.000 km para efectuar sus puestas, que pueden llegar a ser de 400 huevos. Típica de aguas poco profundas y carnívora cuando es joven, va perdiendo esta característica con la edad para adquirir hábitos vegetarianos: cuando es adulta, como sobre todo plantas, fanerógamas marinas.

También llamada tortuga franca, ha sido muy perseguida porque con su carne se elabora la clásica sopa de tortuga, lo que ha provocado que sea una de las especies más amenazadas. Vive en el océano Atlántico; en los océanos Índico y Pacífico se encuentra la subespecie Ch. mydas agssizi, llamada tortuga negra por su caparazón más oscuro; algunos autores la consideran una especie distinta, gemela de la tortuga verde.

TORTUGA DE CONCHA PLANA: (Natator depressus) Antiguamente incluida en el género Chelonia, vive frente a las costas del norte de Australia. Su estrategia reproductora es algo distinta a la de las demás tortugas marinas: pone poco huevos, pero las crías nacen más desarrolladas y, por lo tanto, con mayores probabilidades de sobrevivir al ataque de aves, cangrejos, etc. Esto parece dar resultado, pues mantiene unas poblaciones saludables; a ello también ha contribuido el escaso acoso humano que sufre, aunque su carne es comestibles.

TORTUGA BASTARDA: (género Lepidochelys)Este género comprende dos especies, capturadas desde antiguo por su carne y que son las más pequeñas del grupo (la longitud de su caparazón raramente excede de 70 cm): la tortuga olivácea (L. olivacea), también conocida como bastarda del Pacífico, que se encuentra en la mayor parte de este océano y en el Atlántico; y la tortuga golfina, también llamada bastarda del Atlántico o de Kemp (L. kempi), cuya área de distribución se limita al golfo de México y a las aguas cálidas cercanas del Atlántico.

La tortuga golfina es muy vulnerable a la captura porque la práctica totalidad del desove se efectúa en una playa cercana a la población de Rancho Nuevo, en Tamaulipas (costa oriental de México), donde ha sido diezmada por los recolectores de huevos. El problema de los nidos asaltados también afecta seriamente a la tortuga olivácea, de manera que ambas especies se enfrentan a la peligrosa posibilidad de la extinción.

TORTUGA CAREY: (Eretmochelys imbricata)También llamada tortuga de pico de halcón porque la forma de sus mandíbulas recuerda a estas aves, esta tortuga vive en los mares cálidos tropicales. La longitud de su caparazón puede alcanzar los 90 cm, y se distingue por poseer las placas córneas claramente imbricadas (de ahí su nombre científico) Esta especie posee diversas adaptaciones a la vida acuática que son las más especializadas de todo el orden de los quelonios; así, por ejemplo, las aletas anteriores son enormes, a modo de grandes remos. Todas sus formas son hidrodinámicas y el caparazón es muy ligero.

Aunque sus huevos se comen y localmente también su carne, en ocasiones ésta puede ser tóxica para el hombre, ya que esta tortuga ingiere esponjas venenosas; sin embargo, para su desgracia, la concha posee unos preciosos escudos córneos translúcidos, jaspeados y brillantes que son muy apreciados como materia prima para elaborar todo tipo de objetos (es el famoso carey con el que se fabrican desde peines y cajitas hasta monturas de gafas y un sinfín de abalorios). La persecución consiguiente a esta demanda ha llevado a la tortuga carey a un estado de grave vulnerabilidad.

El hombre y la tortuga

Tortuga2.jpg  Tortuga de mar 315px Tortuga2El hombre ha matado tortugas para extraer todo lo que en ella hay, carne, piel, caparazón, huevos… Por ende ha habido masacres de tortugas y ahora la mayoría están en vías de extinción. Actualmente, se conservan las playas de desove como parques nacionales o reservas protegidas.

Los huevos de tortuga se comen en La India. En Sudamérica el aceite extraído de la tortuga tiene un gran valorar como aceite para lámparas. En otros lugares se usa el caparazón para fabricar instrumentos musicales. Pero se pagó un gran precio con las masacres, en tres siglos se mataron 100 millones de tortugas verdes.

En la actualidad se está educando a la población mundial para que ayuden en la protección de estos animales; además se está implementando una nueva técnica para redes de pesca TED (Turtle Exclusion Device, Dispositivo de exclusión de tortugas) el cual permite que las tortugas salgan de las redes de pesca. También la WWF está ayudando a proteger a las tortugas marinas, con mayor peligro de extinguirse, haciendo donaciones a las organizaciones que las protegen.

Bibliografía

http://es.wikipedia.org/wiki/Tortuga_marina

http://riie.com.mx/?a=30514

 

Foro de Tortugas Marinas – Peguntas y Respuestas

Este foro contiene 5 temas y 8 respuestas y lo actualizó  Violeta hace 5 años, 4 meses.

Viendo 5 debates - del 1 al 5 (de un total de 5)
Viendo 5 debates - del 1 al 5 (de un total de 5)
Crear tema nuevo en “Tortugas marinas”
Tu información:





2 + 2 =

Animales relacionados