Bruno y Niuman, dos gatitos que se adoran en adopción. Madri