¿Tengo que separar la hembra del macho?