escribano cerillo Escribano cerillo Escribano cerillo 12600570xjEl escribano cerillo como la mayoría de los otros escribanos, todos ellos aves granívoras, con cortos picos puntiagudos, el Escribano Cerillo evitan las áreas habitadas por el hombre; raramente entra en un jardín, incluso en el campo; a pesar de ello no es muy arisco con las personas.

Durante la parada nupcial, cuando ha logrado atraer a un compañero, el macho persigue a la hembra en un vuelo quebrado, al final del cual pueden caer al suelo y aparearse.

En invierno los Escribanos Cerillos se vuelven gregarios y a menudo vuelan en bandos con otras aves granívoras para alimentarse en rastrojos y corralizas.

Este escribano cría en España únicamente en la zona septentrional, desde Cataluña, toda la cordillera Cantábrica, hasta el sur de Galicia. No se puede afirmar que las aves nativas sean migradoras, aunque es posible que realicen movimientos de trashumancia en invierno. Lo que sí es seguro es que en esta época alcanzan nuestro país aves procedentes de otros puntos de Europa y que pueden verse no sólo en el norte, sino, prácticamente, en todas las zonas, incluso en centro y sur.

Hábitat

El escribano cerillo frecuenta las campiñas solariegas tradicionales: campos, prados, campos en barbecho, bordes de caminos con zarzales… Hace su nido también en repoblaciones forestales y en los lindes de los bosques.

En España se le encuentra en la campiña cantábrica o en los prados bordeados de arbustos del Pirineo y Sierra de la Demanda.

En las colinas vascocantábricas han disminuido, se dice que como consecuencia del empleo generalizado de herbicidas.

escribano cerillo Escribano cerillo Escribano cerillo escribano cerillo

Reproducción

Los machos del pájaro escribano cerillo empiezan a cantar por febrero, al tiempo que la nieve se funde.

Antes del apareamiento, la pareja de escribanos cerillos levanta tallos a lo alto y los deja caer. El significado de este gesto es el de ofrecerse mutuamente una garantía: queremos construir un nido común. Pero a continuación sólo la hembra lo construye, situándolo en lo bajo de la capa de hierbas o en la base de un matorral espeso.

La época de cría es desde abril hasta julio. Hacen dos nidadas, cada una de ellas con 4 ó 5 huevos. La incubación dura de 12 a 14 días.

La madre incuba con intensa dedicación, y se dejaría pisar antes de abandonar el nido, lo que hace con un vuelo titubeante, como si estuviera herida.

Los polluelos son criados con insectos que previamente son aplastados por el pico del adulto. Cuando el padre les lleva saltamontes, primero se come él mismo las piezas molestas.

Mientras los polluelos son ciegos el adulto los espabila con una voz. Entonces elevan los cuellos y abren sus bocas.

Los pollos abandonan el nido a los 12 ó 15 días.

Alimentación

En verano, el escribano cerillo se alimentan de insectos y las todavía verdes semillas del césped. En invierno comen semillas de cereales y vegetales picoteadas en el suelo.

Después de recién caída la nive, el escribano cerillo se acerca a los graneros, pero tan pronto el sol ha fundido las pendientes que miran al sur, vuelve otra vez a los campos soleados.

Los escribanos cerillos recitan su canto desde la punta de una rama en las cercanías del nido.

Como ave de suelo, el escribano cerillo puede posarse en las puntas de las ramas, pero no sabe saltar de una rama a otra.

Bibliografía

http://www.faunaiberica.org/?page=escribano-cerillo

http://es.wikipedia.org/wiki/Emberiza_citrinella

Animales parecidos

Avefría europea
Avestruz
Azulito de senegal
Bichenov
Búho
Buitre
Canario
Cardenal
Colibrí
Cóndor
Diamante Mandarín
Diamante de Gould
Diamante Papagayo
Flamenco
Garza
Gaviota
Golondrina común
Gorrión común
Gorrión de Java
Guajolote
Hornero
Ibis
Isabela del Japón
Jabirú
Kiwi
Lechuza
Marabú
Martineta
Ñandú
Paloma
Pelícano
Perdiz
Petirrojo
Pingüino
Piquituerto
Quetzal
Ruiseñor
Tucán
Urogallo
Urraca
Zopilote
Cacatúa de Penacho Amarillo
Cuervo
Estornino
Halcón peregrino
Ibis escarlata
Pato
Pavo
Pavo real
Pingüino de Humboldt
Arao
Malvasía cabeciblanca
Pardela cenicienta
Paloma bravía
Paloma torcaz
Paloma zurita
Grajilla
Rabilargo
Avutarda
Carbonero común
Trepador azul
Triguero
Mirlo común
Abubilla
Abejaruco común
Cigüeña blanca
Cigüeña negra
Alcaudón común
Ánade real
Bengalí rojo
Buitre leonado
Buitre negro
Búho real
Calamón común
Cálao de casco
Cernícalo vulgar
Chochín
Cisne mudo
Cisne negro
Colirrojo tizón
Cormorán
Espátula común
Focha común
Gallina
Gallo
Ganso
Garcilla Bueyera
Garza Real
Gaviota reidora
Gaviota Argéntea
Grulla
Jilguero
Martín pescador
Mochuelo común
Miná del Himalaya
Pájaro carpintero
Pardillo común
Pintada común
Pinzón
Polla de agua
Zorzal común